Cómo hacer mosaicos de piedra

Escrito por chelsea fitzgerald | Traducido por azul benito
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer mosaicos de piedra
Puedes hacer diseños sencillos usando piedras de distintos colores. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Un mosaico le da textura y un diseño atractivo a una superficie que de otro modo sería lisa. Puedes usar todo tipo de materiales para hacer mosaicos, como piedras, trozos rotos de cerámica o vajilla, trozos de azulejos o incluso caracolas. Crea un diseño en tu mosaico usando piedras de diferentes colores. Otra opción es usar piedras del mismo color y una lechada de un color contrastante para añadirle textura.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Dibujo (opcional)
  • Cinta de celofán (opcional)
  • Papel de calco y lápiz (opcional)
  • Adhesivo a base de agua
  • Lechada para baños
  • Esponja grande

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Dibuja un diseño simple sobre un papel que sea de la misma medida que tu superficie sólida. Otra opción es imprimir un dibujo sencillo desde una computadora o copiar una página de un libro para colorear. No necesitas un dibujo si tus piedras son del mismo tono y solamente te interesa crear una superficie con textura.

  2. 2

    Pega el papel de calco a la superficie con cinta de celofán con el lado que mancha hacia abajo. Luego pega el dibujo sobre el papel de calco. La cinta sostendrá los papeles en su lugar mientras calcas el diseño sobre la superficie. Calca el diseño sobre la superficie sólida delineándolo con un lápiz.

  3. 3

    Quita el papel de calco y el dibujo.

  4. 4

    Acomoda las piedras sobre la superficie para ver cuáles encajarán bien en los espacios. Este proceso te dará una idea de cómo te gustaría acomodar tus piezas de mosaico. Si no estás usando un dibujo, pasa al siguiente paso.

  5. 5

    Aplica un fuerte adhesivo a base de agua sobre un lado de la piedra, preferentemente sobre el lado más liso. Presiónala para ubicarla sobre el lugar apropiado del dibujo o sobre un espacio aleatorio si no estás usando un diseño. Coloca cada piedra de manera tal que haya un espacio de 1/8 de pulgada (0,30 centímetros) o menos entre cada una. Este espacio será para la lechada que añadirás luego.

  6. 6

    Pega todas las piedras en su lugar y deja que el adhesivo se seque bien antes de continuar con el proyecto. Lee la etiqueta en el adhesivo para estimar el tiempo de secado necesario.

  7. 7

    Elige una lechada para azulejos que sea de un color que contraste con el de tus piedras para que se vean bien. Por ejemplo, si tus piedras son blancas o color crudo, tal vez quieras usar una lechada color marrón mediano o gris.

  8. 8

    Usa guantes plásticos desechables para mezclar y aplicar la lechada. Mezcla la lechada de acuerdo con las indicaciones que figuran en el paquete.

  9. 9

    Toma un poco de lechada y colócala sobre la superficie cubierta de piedras.

  10. 10

    Presiona la lechada entre las piedras con tus dedos para emparejarla. Usa una espátula para lechada si tienes que cubrir una superficie muy grande. No te preocupes porque la lechada quede por encima de las piedras, lo limpiarás una vez que termines el proceso de aplicación. Añade más lechada si es necesario hasta que todos los espacios entre las piedras estén rellenados.

  11. 11

    Moja una esponja grande y escúrrela para que no gotee.

  12. 12

    Frota la esponja sobre el mosaico de piedra para limpiar la superficie superior de las piedras. No presiones mucho, no quieres remover la lechada de entre las piedras. Este paso es sólo necesario para limpiar la superficie de las piedras.

  13. 13

    Enjuaga bien la esponja y escúrrela. Continúa limpiando el mosaico de piedra hasta que las piedras no tengan lechada.

  14. 14

    Lee las instrucciones de la lechada para azulejos para saber el tiempo de secado necesario. No uses el mosaico de piedras hasta que la lechada esté completamente seca.

Consejos y advertencias

  • Asegúrate de que la superficie a la que le añadirás el mosaico no tenga pintura descascarada, grasa, papel para empapelar, tierra o suciedad.
  • La lechada contiene abrasivos y arena, así que es aconsejable usar anteojos de seguridad al trabajar con este material ligeramente cáustico.
  • Los diseños sencillos funcionan mejor para los mosaicos, como una flor de aspecto extravagante, peces o estrellas, o formas geométricas. Muchas personas crean mosaicos con sus iniciales para darles un aspecto personalizado.
  • Asegúrate de que la superficie de base pueda soportar el peso de las piezas del mosaico y la lechada que se usan para el diseño.
  • Nunca quites el exceso de lechada en un lavabo o limpies cualquier utensilio o recipiente en que la hayas usado en un lavabo, ya que puede obstruir las cañerías. En vez de eso, limpia estos objetos afuera con una manguera en un lugar que no se dañe con la mezcla de la lechada.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles