Cómo hacer mosaicos romanos

Escrito por melanie williamson | Traducido por natalia manzelli
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer mosaicos romanos
Crear un mosaico romano es una gran manera de agregar una decoración personal y única a tu habitación.

Crear un mosaico romano es una gran manera de agregar una decoración personal y única a tu habitación. Puedes hacerlo en cualquier tamaño y forma que se adapte al lugar en el que quieres colgarlo. Los mosaicos tradicionales muestran imágenes de animales, personas o escenas guerreras. Pueden ser también diseños geométricos laberínticos. Crear uno por ti mismo puede consumir mucho tiempo. Obviamente, cuanto más grande sea tu diseño, te tomará tanto más tiempo, pero incluso los más pequeños te llevarán algunas horas porque necesitas aplicar cada azulejo individualmente. El costo dependerá del tamaño del mosaico y de si decides comprar o hacer las piezas cerámicas.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Papel
  • Lápiz
  • Madera contrachapada
  • Sierra
  • Piezas de mosaico o platos viejos, funda de almohada y martillo
  • Pegamento para azulejos
  • Lechada de azulejos o cerámica
  • Trapo

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Cómo hacer mosaicos romanos

  1. 1

    Busca una imagen o dibuja en una pieza de papel el diseño que tu quieras en el mosaico. Esto funcionará como un patrón a medida que trabajes.

  2. 2

    Corta una pieza de madera contrachapada de media pulgada (1,27 cm) para hacer tu mosaico. Esta será la base para tu proyecto.

  3. 3

    Compra azulejos en una tienda de artesanías, o puedes hacer tus propias piezas, comprando variedad de platos en los colores que quieras en tiendas de segunda mano o en ventas de garage. Pon cada uno de ellos, uno por vez, en una funda para almohadas. Sosténla de uno de los extremos con tu mano y usa un martillo en la otra para romper el plato. Hacer tus propias piezas de cerámica le dará al proyecto final más textura y variedad.

  4. 4

    Cubre la base de contrachapado con pegamento para azulejos. Puedes aplicarlo con un raspador para asegurarte que esté parejo. Si queda grumoso, tomará más tiempo para secarse.

  5. 5

    Agrega tus piezas de azulejos o cerámicas. Comienza con el objeto principal de tu imagen o diseño. Luego que hayas finalizado con este, puedes llenar el resto del espacio con los azulejos apropiadamente coloreados. Los mosaicos romanos muestran frecuentemente una imagen, animal o guerrero, o bien un diseño laberíntico. Asegúrate que los azulejos estén bien juntos, no dejes ningún área en blanco en la madera contrachapada. La superficie entera debería estar cubierta por cerámica.

  6. 6

    Cubre la imagen del mosaico con la lechada. Asegúrate de que entre en todos los espacios libres entre las cerámicas. Luego usa un trapo húmedo y tibio para quitarla de la superficie de los azulejos.

  7. 7

    Deja el proyecto toda una noche para que la lechada se seque.

  8. 8

    Atornilla un colgador de imágenes resistente a la parte posterior de la madera contrachapada una vez que todo esté seco. Querrás utilizar un gancho para pared diseñado para colgar elementos pesados de manera de evitar que tu mosaico romano se caiga y la pared se dañe.

Consejos y advertencias

  • Aunque los mosaicos romanos deberían representar un diseño o imagen clara, no tienen porque ser perfectos. Una textura despareja le agrega algo más a la pieza.
  • Hacer un mosaico romano puede ser un proyecto sucio, así que asegúrate que tu área de trabajo esté cubierta y de utilizar ropa que pueda mancharse.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles