Nadar vs. correr como ejercicio

Escrito por bethany kochan | Traducido por laura de alba
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Nadar vs. correr como ejercicio
Nadar o correr puede beneficiar tu salud y bienestar. (Thinkstock Images/Comstock/Getty Images)

Correr y nadar son elecciones populares de ejercicios cardiovasculares; ambos deportes benefician a tu sistema cardiovascular. Qué actividad elijas depende de muchos factores diferentes. Entender las diferencias entre ambas actividades y cómo afectan a tu cuerpo te puede ayudar a decidir qué actividad es mejor para tu programa de ejercicios.

Otras personas están leyendo

Tierra vs. agua

Correr es una forma de ejercicio en tierra de alto impacto y alta intensidad. Puede estimular el crecimiento de los huesos mientras que eleva tu frecuencia cardíaca para una función cardiovascular y respiratoria mejoradas. Sin embargo, también puede conducir a daños debido a la tensión repetida sobre las articulaciones y los tejidos blandos del cuerpo, de acuerdo con el Dr. Len Kravitz de la Universidad de Nuevo México. El ejercicio en agua, como nadar, puede reducir tu peso corporal hasta en un 90%, reduciendo la tensión sobre sus articulaciones. El agua en sí puede proveer también 800 veces la resistencia que provee el aire.

Calorías quemadas

Correr y nadar queman más calorías que caminar o levantar pesas cuando se realizan durante el mismo tiempo, pero correr quema más. Una persona de 160 libras (72 kg) que corre durante una hora a 8 millas por hora (12,87 km/h) puede quemar aproximadamente 986 calorías, de acuerdo con la Clínica Mayo. La misma persona nadando durante una hora quemara aproximadamente 511 calorías. Incluso si disminuye a un trote de 5 millas por hora (8,05 km/h), esta persona quemará más calorías en la tierra (584) en una hora que nadando.

Músculos utilizados

Tanto nadar como correr utilizan principalmente los músculos inferiores del cuerpo, pero nadar incorpora más de la parte superior del cuerpo también. Las piernas son músculos grandes y poderosos que utilizas para empujarte a través del agua; contribuyen a la mayor parte de nadar. Tus cuádriceps, glúteos, isquiotibiales y pantorrillas tienen un papel importante. Sin embargo, tus brazos y los músculos superiores del cuerpo también trabajan para jalar tu cuerpo a través del agua. Cuando corres, la parte superior del cuerpo se mueve para mantener el ejercicio eficiente, pero no tiene ningún trabajo con resistencia como en la natación. En ambas actividades, los músculos del abdomen trabajan para estabilizar la columna.

Eligiendo tu actividad

Tanto correr como nada se pueden incorporar a tu programa de ejercicios para tener variedad y cambios continuos al bienestar y la salud. Si tienes problemas ortopédicos como la artritis, la natación puede ser una mejor alternativa de ejercicio. Si estás aparentemente saludable y buscas una forma de ejercicio que queme más calorías, elige correr sobre nadar.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles