Salud

Niveles altos de dióxido de carbono en la sangre

Escrito por dee davies | Traducido por mila guevarian
Niveles altos de dióxido de carbono en la sangre

Red wine bubbles image by anutka from Fotolia.com

La hipercapnia, o elevación de la concentración de dióxido de carbono en la sangre, es una enfermedad grave que puede causar un daño permanente a los órganos internos e, incluso, provocar la muerte si no es tratada adecuadamente y de inmediato. Los medicamentos, los problemas de salud o los factores ambientales pueden contribuir a elevar los niveles de este gas en el torrente sanguíneo. Aunque no se trata de la misma dolencia, la intoxicación por dióxido de carbono y la producida por monóxido de carbono presentan algunos síntomas comunes.

Relevancia

El dióxido de carbono producido por el cuerpo humano no es tóxico. Su presencia en la sangre no es peligrosa a no ser que alcance niveles elevados. Este subproducto metabólico gaseoso normalmente es expulsado del cuerpo con rapidez. Una vez que se disuelve en el torrente sanguíneo, se convierte en bicarbonato y es eliminado por los riñones o llevado a los pulmones, donde es transformado de nuevo en dióxido de carbono y exhalado. Este mismo proceso de eliminación expulsa también el dióxido de carbono inhalado.

Causas

La causa más común de la hipercapnia es la elevación de los niveles de bicarbonato por el uso de medicamentos. La administración de diuréticos, el uso prolongado de esteroides o el abuso de laxantes, todo ello provoca una presencia excesiva de bicarbonato en el torrente sanguíneo. La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) aumenta los niveles de dióxido de carbono debido a la reducción de la eficacia del oxígeno. La re-inhalación del dióxido de carbono expelido por una inadecuada ventilación también da como resultado una intoxicación por dióxido de carbono. Asimismo, los submarinistas que aguantan la respiración para ahorrar el oxígeno de sus botellas también experimentan hipercapnia con frecuencia.

Síntomas

Entre los síntomas leves que provoca la elevada concentración de dióxido de carbono en la sangre se encuentran: el enrojecimiento de la piel, la aparición de espasmos musculares, una elevación del ritmo cardíaco, la falta de aliento y la manifestación de ciertos trastornos mentales leves, como confusión. Además, la hipercapnia puede dar lugar a la aparición de otros síntomas de mayor importancia, como letargo, pánico, mareos o sudoración excesiva. Existe también la posibilidad de que aparezcan síntomas de gravedad, como pérdida del conocimiento, convulsiones, coma o paro respiratorio, pudiéndose llegar incluso a un desenlace fatal. Cuanto más tiempo permanezca la persona afectada sin tratamiento o cuanto mayor sea la exposición a la fuente que produce el dióxido de carbono, más severos se volverán los síntomas y más rápidamente se deteriorará su estado de salud.

Tratamiento

La hipercapnia puede provocar un daño permanente tanto en el cerebro como en el corazón si no se trata inmediatamente. Dependiendo de la gravedad de la intoxicación, el paciente recibirá oxígeno a través de una mascarilla, de un respirador o de una cámara hiperbárica. Estas cámaras presurizan el oxígeno a dos veces su presión normal, consiguiendo que penetre en la corriente sanguínea. Este proceso acelera la eliminación de dióxido de carbono del organismo.

Ideas erróneas

El dióxido y el monóxido de carbono son confundidos a menudo entre sí. Ambos son gases que no poseen color, sabor ni olor. Ambos resultan tóxicos a altas concentraciones y pueden llegar a provocar la muerte. Sin embargo, su origen y sus composiciones químicas son diferentes. El dióxido de carbono tiene una molécula de carbono por cada dos de oxígeno; es un subproducto gaseoso natural resultante de la respiración de un organismo o de su función metabólica. Por su parte, el monóxido de carbono posee una molécula de carbono por cada molécula de oxígeno; se obtiene a partir de la combustión inadecuada e incompleta de un combustible fósil.

Prevención y solución

Procurar a los espacios cerrados una ventilación adecuada, evitar aguantar la respiración y utilizar de forma correcta tanto esteroides como laxantes son algunas maneras de prevenir los altos niveles de dióxido de carbono en la sangre. Las personas que padezcan enfermedades como la EPOC y aquellas que estén medicándose con diuréticos o esteroides prescritos, podrán evitar la hipercapnia sometiéndose a análisis de sangre de forma regular.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media