Niveles de amoníaco en la enfermedad hepática

Escrito por sydney hornby, m.d. | Traducido por valeria d'ambrosio
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Niveles de amoníaco en la enfermedad hepática
El hígado desempeña un papel fundamental en el metabolismo de las proteínas. (raw minced beef image by Brett Mulcahy from Fotolia.com)

El hígado desempeña un papel fundamental en la mayoría de los procesos metabólicos. Uno de estos procesos es la desintoxicación de amoníaco de la sangre. El amoníaco es un subproducto del metabolismo normal de las proteínas y también es producido por las bacterias en los intestinos. Cuando el hígado está dañado, se altera el proceso de desintoxicación y aumentan los niveles de amoníaco. Un nivel de amoníaco elevado en sangre puede causar problemas en varios órganos, especialmente en el cerebro.

Otras personas están leyendo

Metabolismo normal de las proteínas

El hígado desempeña un papel clave en la degradación y el reciclaje de las proteínas. Los aminoácidos, componentes básicos de las proteínas, contienen nitrógeno. Cuando una dieta es rica en proteínas o no cuenta con la cantidad suficiente de carbohidratos, el cuerpo metabolizará los aminoácidos para obtener energía. El metabolismo de los aminoácidos elimina el nitrógeno en forma de amoníaco. El hígado convierte este amoníaco en urea, un compuesto mucho menos tóxico, que luego es excretado por los riñones.

La función del músculo

El tejido muscular también es importante para la conversión de amoníaco en compuestos menos peligrosos. Desafortunadamente, el desgaste muscular suele ser el resultado de la enfermedad hepática. Las razones de este desgaste no están del todo claras, pero es probable que sea el resultado de una combinación de desnutrición, inactividad e interrupción de la función normal del hígado en la fabricación de proteínas para la sangre. La combinación de la enfermedad hepática con el desgaste muscular provoca una fuerte disminución en la capacidad del cuerpo para desintoxicarse de amoníaco.

Enfermedad hepática

Los trastornos que dañan las células hepáticas, como la cirrosis alcohólica, la hepatitis viral y el hígado graso, disminuirán la capacidad del hígado para desintoxicar el amoníaco. Además, la enfermedad hepática suele aumentar el sangrado en el tracto digestivo, debido a la interrupción de la función normal del hígado en la producción de proteínas de la coagulación y cambios en el flujo sanguíneo a través del hígado. El aumento de sangre en los intestinos incrementa la producción de amoníaco, ya que las bacterias digieren las proteínas en la sangre.

Efectos de los niveles de amoníaco elevados

Los efectos más graves de esta afección se producen en el cerebro. La encefalopatía hepática a menudo acompaña una enfermedad grave. Se caracteriza por cambios en la personalidad y el comportamiento, confusión, temblores y, en casos graves, el coma y la muerte. Si bien el amoníaco no es el único factor de la enfermedad hepática que conduce a una encefalopatía, probablemente sea el principal responsable. Por lo general, los tratamientos que reducen los niveles de amoníaco son al menos parcialmente eficaces para aliviar los síntomas de una encefalopatía.

Cómo tratar los niveles de amoníaco elevados

Una dieta restringida en proteínas es el primer paso para el tratamiento de este problema. Si no se obtienen buenos resultados, el siguiente paso es la administración de suplementos de fibras y laxantes para aumentar las deposiciones y eliminar el amoníaco de los intestinos. Aunque esta medida no sea totalmente efectiva, puede ser útil para reducir las bacterias intestinales y disminuir la producción de amoníaco. En este punto, si los niveles de amoníaco siguen siendo elevados, la única opción de tratamiento es el trasplante de hígado.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles