La normalización del acero

Escrito por paul cartmell | Traducido por priscila caminer
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La normalización del acero
La normalización del acero se utiliza para producir metales de forja, fundición y soldadura. (Photos.com/Photos.com/Getty Images)

El proceso conocido como la normalización del acero se utiliza para producir metales con propiedades más fuertes y más dúctiles para usar en la producción de productos de acero. El uso del proceso de normalización se confunde a menudo con un proceso similar conocido como el recocido, que es a menudo intercambiable con el proceso de normalización.

Otras personas están leyendo

Proceso

El proceso de normalización se completa calentando la pieza deseada de metal a una temperatura de alrededor de 100 grados Fahrenheit (40 grados celsius) por encima de la temperatura crítica superior, de acuerdo con la Universidad estatal de Farmingdale. El acero se mantiene a esta temperatura durante un período de tiempo especificado para garantizar que el proceso de normalización ha concluido. Una vez calentado a la temperatura correcta, la normalización se ha completado enfriando la pieza de acero a temperatura ambiente, que es un proceso de enfriamiento más rápido que otros tratamientos de calor de acero que se utilizan comúnmente.

Usos

Al completar la normalización del acero, la resistencia de la pieza de acero se puede mejorar, en comparación con el acero que no se normaliza o se trata con otro proceso de calentamiento. El rendimiento dúctil del acero también se puede mejorar a través de la normalización; esto es posible sin la reducción de la dureza o resistencia como puede suceder con otros tratamientos térmicos. Al utilizar el proceso de normalización, se pueden hacer modificaciones a la estructura del grano del acero para que sea utilizable para propósitos específicos. Los aceros con niveles bajos de carbono no tienen su tasa de ductilidad alterada utilizando el proceso de normalización. La normalización se utiliza generalmente para las piezas de acero que requieren la máxima cantidad de fuerza y ​​resistencia al impacto.

Temperatura

El uso del proceso de normalización se basa en el conocimiento de las temperaturas críticas superiores e inferiores de los diferentes tipos de acero. La temperatura crítica superior de acero es la temperatura a la que el metal se convierte en una estructura sólida y permite que los átomos de carbono y de acero dentro del metal se unan entre sí para formar estructuras más resistentes, de acuerdo con Tratamiento de Calor Especial del Suroeste. Cada pieza de acero tiene tanto una temperatura crítica inferior, que se refiere a la temperatura a la que las alteraciones en la estructura y el tamaño de grano empieza, como una temperatura crítica superior, que es el punto donde se completa el proceso. Para ser calificado como un proceso de normalización finalizado, el acero debe asumir una estructura cristalizada antes del enfriamiento, de acuerdo con ASM International.

Tratamiento

El proceso de normalización se confunde a menudo con un proceso de tratamiento térmico similar conocido como recocido. La diferencia entre los dos es a menudo pequeña, el proceso de recocido se completa a través de un proceso de enfriamiento más corto llamado enfriamiento en el horno. El acero recocido es generalmente más suave y más débil que el acero que se normaliza.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles