Nutrición para la debilidad y fatiga después de la neumonía

Escrito por kirk maltbee | Traducido por gabriela nungaray
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Nutrición para la debilidad y fatiga después de la neumonía
Una nutrición adecuada puede ayudarte a recuperarte después de un ataque de neumonía. (Jupiterimages/Pixland/Getty Images)

La neumonía es una enfermedad que afecta a millones de estadounidenses cada año, según los Institutos Nacionales de Salud. La condición es causada por una infección bacteriana o viral y sus causas, entre otros síntomas son tos con mucosidad, escalofríos y dificultad para respirar. Los médicos recomiendan que una nutrición adecuada es la clave hacia la recuperación de la fuerza después de un ataque de neumonía.

Otras personas están leyendo

Un enfoque equilibrado

Un enfoque equilibrado a la dieta se considera el mejor método para recuperar tu fuerza y los niveles de energía antes de la enfermedad, de acuerdo con expertos del Centro Médico del Pacífico California. En términos generales, la eliminación de la comida rápida y centrarte más en alimentos que incluyen nutrientes vitales altos en macronutrientes como proteínas y carbohidratos complejos. La plantilla del USDA de alimentos proporciona una visión general básica de lo que tu cena o almuerzo debe ser cuando se incluyen porciones de cada uno de los grupos de alimentos. Este enfoque ayuda a la adición de nutrientes esenciales a tu cuerpo para facilitar el proceso de recuperación y evitar la enfermedad por la creación de bacterias.

Alimentos que puedes comer

Muchas frutas frescas y verduras no procesadas deben estar en el centro de tu plan de alimentación diaria. La vitamina C, una vitamina responsable de reforzar la respuesta de tu sistema inmunológico, se encuentra en abundancia en el tomate y los cítricos. El consumo de alimentos con vitamina C con alto hierro alimentos como la carne, según lo aconsejado por el CDC, ayuda en la absorción de la vitamina. Los carbohidratos son la principal fuente de energía del cuerpo y carbohidratos complejos como los que se encuentran en la avena y las patatas dulces, por ejemplo, tienen un efecto más duradero en tus niveles de energía

Lo que debes evitar

Además de los alimentos procesados ​​que son a menudo despojados de su contenido vitamínico durante la fabricación, el consumo de altas cantidades de proteína en la dieta no se recomienda, ya que tu sistema digestivo se está recuperando, las proteínas animales son más difíciles de digerir. Algunas proteínas siguen siendo necesarias ya que el hierro de la proteína de la carne en el suministro de ayudas para la absorción de vitamina C, pero ricos en proteínas como fuentes vegetales de avena integral, frijoles de soja, quesos, legumbres y frutos secos deben ser incluidos. Las meriendas azucaradas se deben consumir en cantidades limitadas.

Consumo de líquidos

A menos que haya sido directamente los consejos de tu médico, el objetivo es por lo menos ocho vasos de agua fresca al día, en un esfuerzo para mantener tus células bien saturadas y para eliminar cualquier bacteria intestinal. Las bebidas como el alcohol y las bebidas con cafeína como colas, tés y cafés deben evitarse por completo, ya que no sólo estas bebidas tienen un efecto diurético, también inhiben la absorción de hierro.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles