Objetivos de la política fiscal y monetaria

Escrito por shane hall | Traducido por javier enrique rojahelis busto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Objetivos de la política fiscal y monetaria
El Congreso ejerce gran parte de la política fiscal de Estados Unidos. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

La política fiscal y monetaria representan dos enfoques mediante los cuales los gobiernos tratan de gestionar las economías de sus naciones. La política fiscal utiliza los impuestos y el poder de gasto del gobierno para influir en la economía, mientras que la política monetaria utiliza las tasas de interés y la oferta de dinero para garantizar un crecimiento económico estable. Aunque la política monetaria y la fiscal tienen efectos diferentes, ambas se esfuerzan por garantizar la estabilidad económica.

Otras personas están leyendo

Objetivos de la política fiscal

La política fiscal utiliza los impuestos, el gasto público o una combinación de los dos para afectar la dirección general de la economía. A menudo, el gobierno utiliza medidas fiscales para estimular una economía en problemas, como el gobierno de Estados Unidos lo hizo durante la Gran Depresión en la década de 1930. Entonces, el gobierno utilizó una serie de nuevos programas y medidas de gasto, tales como proyectos de infraestructura, para estimular la actividad económica. Durante una desaceleración de la economía, las empresas producen menos bienes y los consumidores gastan menos dinero, lo que reduce la demanda agregada y la reduce la producción económica nacional. Al aumentar sus compras de bienes y servicios o mediante la reducción de impuestos para poner más dinero en manos de la gente, el gobierno trata de aumentar la demanda agregada y aumentar la producción, que es medida por el producto interno bruto (PIB).

Objetivos de la política monetaria

Los principales objetivos de la política monetaria implican garantizar un sistema estable de precios y promover el crecimiento económico sostenible. La inflación, que se caracteriza por un aumento general de los precios, reduce el poder adquisitivo del dinero y perjudica el crecimiento económico. La política monetaria trata de proteger el valor del dinero mediante la regulación de la oferta monetaria nacional. Los instrumentos de políticas para hacerlo incluyen la compra y venta de valores gubernamentales conocidas como operaciones de mercado abierto; la regulación de los requisitos de reserva bancarios; y el fijar los tipos de interés a corto plazo, tales como la tasa de fondos federales en Estados Unidos y la tasa de descuento.

Identificación

Diferentes entidades controlan la política fiscal y monetaria. En la mayoría de las naciones, las ramas legislativa y ejecutiva del gobierno controlan la política fiscal, fijan el tipo impositivo y adoptan el presupuesto anual del gobierno. En Estados Unidos, el Congreso aprueba el presupuesto y establece los niveles de tributación, con algunas indicaciones del presidente. Los bancos centrales supervisan la política monetaria. Los ejemplos incluyen la Reserva Federal de los Estados Unidos, el Banco de Inglaterra, el Banco de Canadá y el Bundesbank en Alemania.

Efectos de la política fiscal

La política fiscal tiene su efecto más inmediato sobre la demanda agregada de bienes y servicios a través de la economía. La política fiscal también afecta el comportamiento del consumidor. Las altas tasas de impuestos marginales, que cobran tasas más altas a medida que aumentan los ingresos, reducen los incentivos para ganar más dinero. La política fiscal expansiva, en la que el gobierno aumenta el gasto para estimular la economía, puede desplazar la inversión del sector privado, de acuerdo a lo que señala el profesor Greg Mankiw, economista de Harvard y ex asesor de la Casa Blanca.

Efectos de la política monetaria

Al afectar a las tasas de interés y la oferta monetaria de la nación, la política monetaria afecta la capacidad de los consumidores y las empresas para obtener crédito. Sin embargo, el Banco de la Reserva Federal de San Francisco informó que la política monetaria implica un rezago de largo plazo, en el que puede tomar de tres meses a un año que las decisiones de la política se extiendan a toda la economía.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles