Cómo observar las fortalezas y las debilidades de tu hijo

Escrito por judy kilpatrick Google | Traducido por mariana palma
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo observar las fortalezas y las debilidades de tu hijo
Pasar tiempo a solas con tu hijo es esencial para conocer sus fortalezas y debilidades. (Thinkstock Images/Comstock/Getty Images)

Una crianza efectiva requiere observar detenidamente las fortalezas y las debilidades de tu hijo. La teoría tabula rasa popularizada por John Locke en el siglo XVI es reemplazada en el siglo XXI por las teorías de que la nurtura actúa sobre la natura, propuestas por investigadores como George W. Holden. Mientras que la teoría tabula rasa le daba todo el crédito y la culpa de la forma de ser de un niño a su crianza, los expertos actuales estimulan a los padres a estudiar a sus niños y a guiarlos y estimularlos basándose en sus propensiones y necesidades.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Bríndale a tu hijo diferentes experiencias de juego y aprendizaje. No es necesario comprar ciertos juguetes o llevarlo a lugares particulares para poder observarlo. Las actividades diarias y objetos simples dan una gran oportunidad de conocerlo cuando tus objetivos son observarlo y descubrirlo.

  2. 2

    Usa un anotador. Permite a tu hijo tener tiempo libre que no esté dirigido por ti. Escribe tus observaciones en el anotador. Incluye información sobre las actividades sensoriales, auditivas y visuales de tu hijo.

  3. 3

    Registra información sobre el estado de ánimo de tu niño y sobre cuánto tiempo puede prestar atención. El ritmo circadiano y los momentos de máximo desempeño varían entre individuos. Las investigaciones indican que el reloj interno de un niño está predispuesto genéticamente.

  4. 4

    Enséñale matemáticas, lectura y escritura. Cuenta objetos con tu hijo. Introduce el alfabeto y palabras usando libros adecuados a su edad. Dale crayones y papel. Haz dibujos junto a él. Pero no lo fuerces a hacer ninguna de estas actividades. Observa cómo tu hijo reacciona ante estas actividades de aprendizaje y cómo incorpora este conocimiento a sus propias actividades.

  5. 5

    Escucha a tu hijo. Sus conversaciones brindan mucha información sobre sus intereses y sus habilidades cognitivas. ¿Puede tu niño de edad preescolar relacionar un evento secuencialmente o dar instrucciones paso a paso? ¿Entiende causa y efecto? ¿Puede memorizar?

  6. 6

    Determina cuál es el estilo predominante de apredizaje del niño. Existen tres tipos básicos: auditivo, visual y cinestético. Los aprendices auditivos recuerdan lo que escuchan. Los visuales, lo que ven y los cinestéticos, lo que hacen. Todos aprenden a través de una combinación de estos estilos, pero cada persona tiene una forma predominante de aprender. Conocer cuál es el caso de tu hijo brinda indicios sobre sus fortalezas y debilidades.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles