Cómo obtener rodajas crujientes de calabacín

Escrito por katie jensen | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo obtener rodajas crujientes de calabacín
Las rodajas de calabacín fritas y crujientes pueden ser una alternativa novedosa a las más comunes papas fritas o a los aros de cebolla. (Wiktory/iStock/Getty Images)

Las rodajas de calabacín fritas y crujientes pueden ser una alternativa novedosa a las más comunes papas fritas o a los aros de cebolla. Recúbrelas con masa, pásalas por harina o fríelas como las papas fritas. Utiliza un calabacín amarillo para variar. Sin importar qué tipo de calabaza de verano frías, el resultado debería ser de rodajas crujientes, pero no es siempre el caso. No obstante, puedes hacer que las rodajas fritas sean crujientes con unos simples trucos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un cuchillo
  • Una tabla para cortar
  • Una sartén o freidora profunda
  • Aceite de cocina
  • Un termómetro para cocinar
  • Una espumadera

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Corta el calabacín lo más delgado posible, de no más que 1/4 de pulgada (0,64 cm) de espesor. Utiliza una mandolina para obtener rodajas aún más delgadas. Éstas deberían cocinarse más rápidamente. Los cortes más delgados se fríen más rápidamente que los más gruesos. Además hay menos humedad en una rebanada delgada que en una gruesa. Sécalas con una toalla de papel. Aquellas que estén húmedas tomarán más tiempo para cocinarse.

  2. 2

    Calienta el aceite a la temperatura adecuada de 360 grados F (183 grados C). No coloques las rebanadas hasta que se haya alcanzado dicha temperatura. Si la freidora no tiene un medidor de temperatura utiliza un termómetro de cocina. Los alimentos fritos evaporan la humedad desde el exterior creando una capa crujiente. Si el aceite no está lo suficientemente caliente las rodajas quedarán empapadas.

  3. 3

    Carga la canasta en una freidora profunda con no más de 1 capa de rodajas. Si estás usando una sartén, agrega solo las suficientes para que floten libremente. Baja la canasta en la freidora lentamente ya que el aceite hará burbujas si la bajas muy rápido y podría salirse y quemarte.

  4. 4

    Retira las rodajas de calabacín con una espumadera cuando estén bien doradas. Sacúdelas para deshacerte del exceso de aceite. Si estás usando una freidora, agita la canasta varias veces. Escurre las rodajas sobre toallas de papel. O puedes poner estas frituras en una bolsa de papel y agitarlas. A medida que el aceite se enfría éstas perderán su calidad crujiente. Quitar el exceso las mantiene crujientes. Si vas a añadirles sal, hazlo cuando estén calientes.

  5. 5

    Coloca las rodajas en un aceite precalentado a 300 grados F (149 grados C) hasta que estén fritas y estén listas para servir.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles