Ojos en blanco en los niños

Escrito por regan hennessy | Traducido por susana lópez millot
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Ojos en blanco en los niños
Los ojos en blanco en niños pueden ser algo normal. (ULTRA.F/Photodisc/Getty Images)

Para muchos padres, ver los ojos de un niño ponerse en blanco por primera vez puede ser una experiencia preocupante, capaz de hacer elevar las cejas y la tensión arterial. Esto podría ser normal, pero también el signo de una enfermedad potencialmente seria. Aprende los hechos acerca de los ojos en blanco en niños, incluyendo las posibles causas y los síntomas, así como saber cuándo buscar la ayuda de un médico.

Otras personas están leyendo

Datos

Como muchos otros sistemas del cuerpo en el nacimiento, la visión poco desarrollada en el nacimiento necesita tiempo adicional para madurar y funcionar correctamente. Según el Dr. Alan Slater, profesor asociado de psicología en la Universidad de Exeter y coautor de libro “Blackwell Handbook of Infant Development” (Manual de desarrollo infantil Blackwell), la vista de un niño durante su primer mes de vida se estima en un 20/600, muy lejano del 20/20 de visión que tienen la mayoría de los adultos. En general, tu recién nacido puede enfocarse en una distancia de aproximadamente 8 a 12 pulgadas (20 a 30 cm) lo que es suficientemente lejos como para que sea capaz de ver y enfocar tu rostro cuando lo tienes en brazos. La visión de tu niño madura con el tiempo al tiempo que su cerebro y sus ojos se desarrollan para comunicarse con más efectividad.

Causas

Los momentos de ojos en blanco en los niños suelen ocurrir naturalmente como parte del desarrollo. Cuando se está quedando dormido, podrías notar que los ojos lentamente se ponen en blanco mientras los abre y los cierra repetidamente. Según el Dr. Richard Ferber, director del centro pediátrico de desórdenes del sueño en el Hospital de Niños de Boston y coautor del libro “Principles and Practice of Pediatric Sleep Medicine” (Principios y práctica de la medicina del sueño pediátrica), este tipo de giro en los ojos puede suceder cuando tu niño está despierto, adormilado o en la transición entre el sueño y la vigilia. Las causas serias de estos giros en los ojos incluyen lesiones en la cabeza, ataques e hipoglucemia o azúcar bajo en sangre.

Síntomas

Los niños que experimentan ojos en blanco típicos no muestran otros signos o síntomas de que algo está mal. Pero si esto está relacionado a un problema serio, generalmente se verán otros síntomas. Según la causa, pueden ser síntomas neurológicos, como temblores, escalofríos o convulsiones, a menudo acompañados de ojos en blanco anormales. Otros signos por los que necesitarías llamar al médico incluyen movimientos rápidos o espasmódicos, cambios de color repentinos en la piel, respiración irregular, excesiva irritabilidad y llanto prolongado.

Consideraciones

La observación frecuente y cuidadosa es una de las mejores formas de determinar si los ojos en blanco de tu hijo es algo serio o no. Piensa en tener un diario en el que registrar el hábito. Esto ayudará a determinar exactamente cuando lo hace, así como otros comportamientos o síntomas que acompañen el movimiento de los ojos. ¿Lo hace a determinada hora? ¿Hay otros síntomas neurológicos o signos de problema que acompañen al movimiento de los ojos? Por encima de todo, ten confianza en ti; si crees que los ojos de tu bebé se ponen en blanco de forma inusual o notas otros signos de que algo no está bien, contacta a tu pediatra rápidamente.

Advertencias

Si los ojos de tu bebé giran acompañados de entumecimiento de los miembros u otros signos de ataque (como movimientos descontrolados y llanto), entonces necesitarás tener especial cuidado para asegurarte de que tu niño no se haga daño. Los ataques en los niños pueden surgir por muchas causas, incluyendo fiebre, infecciones y epilepsia y requiere medidas rápidas y efectivas para minimizar el daño potencial a tu bebé. Suelta cualquier ropa apretada y deja que tu bebé tenga libertad de movimientos durante el ataque, preferiblemente en una zona grande y plana, como el suelo. Ponlo de lado para ayudarle a evitar ahogos si desarrolla demasiado fluido en la boca o si vomita. Llévalo al pediatra o a emergencias inmediatamente después del ataque para que le hagan pruebas y diagnostiquen la causa.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles