Ojos llorosos en los bebés

Escrito por kate beck | Traducido por marcela carniglia
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Ojos llorosos en los bebés
Observa los signos como el frotarse los ojos para ayudar a detectar una molestia ocular. (Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

Los bebés no pueden expresar verbalmente cómo se sienten, pero un niño, incluso a un bebé, puede proporcionar indicios de un problema. Una afección ocular puede presentar síntomas tales como enrojecimiento, hinchazón o lagrimeo de los ojos. Los síntomas como ojos llorosos no indican necesariamente un problema grave, pero conocer las posibles causas del lagrimeo de los ojos te ayudará a determinar cuándo es necesario ponerse en contacto con el pediatra. La detección temprana y el tratamiento pueden evitar que la enfermedad empeore, así como las complicaciones potenciales.

Infección

Una infección en el ojo como la conjuntivitis aguda puede causar ojos llorosos. Esta afección también puede provocar enrojecimiento y descarga; puedes notar que tu niño se frota los ojos, lo que indica posiblemente una irritación de los mismos. La conjuntivitis aguda puede ocurrir a partir de bacterias, virus, hongos o una reacción alérgica a una sustancia extraña. La conjuntivitis viral, que a menudo es causada por un virus, como el resfriado común, es altamente contagiosa, pasando fácilmente de un miembro de la familia a otro. En los recién nacidos, pasar a través del canal de nacimiento podría transferirles una bacteria o virus de la madre a las membranas de sus ojos, con el resultado de una infección que provoca lagrimeo de los mismos y otros síntomas.

Conductos lagrimales

En la esquina nasal de los ojos tienes un conducto lagrimal que permite drenar lágrimas para un revestimiento natural del ojo. La obstrucción del conducto lagrimal puede ocurrir en tu bebé, y esto impide el drenaje normal de las lágrimas . En su lugar, las lágrimas se acumulan en los ojos del niño y caen por sus mejillas. Otros síntomas pueden incluir una descarga como pus y enrojecimiento de los párpados, particularmente en la esquina nasal del ojo, cerca de la ubicación del conducto. También, puedes notar una hinchazón o un bulto en la parte lateral de la nariz del niño.

Tratamiento

Una infección de los ojos puede requerir una prescripción de gotas oculares para ayudar a aliviar los síntomas o resolver la infección. Si tu hijo tiene material que se acumula y se seca en el borde de los párpados o en las pestañas, puedes mojar un paño con agua tibia y colocarlo suavemente contra sus párpados cerrados. Esto ayudará a aflojar la acumulación para que pueda extraerse suavemente. Si tu niño tiene los párpados hinchados, enrojecidos por una infección, coloca un paño húmedo y fresco contra sus párpados, así puedes ofrecerle algún alivio. La obstrucción del conducto lagrimal en un bebé suele resolverse sin la necesidad de tratamiento en el primer año. Sin embargo, tu médico te puede recomendar un masaje del conducto lagrimal para ayudar a aliviar la obstrucción. Si el pediatra recomienda esta técnica de masaje, que a menudo se denominan "ordeñe", te mostrará cómo y dónde masajear. Los niños que siguen sufriendo de una obstrucción pueden requerir cirugía para limpiar el conducto.

Consideraciones

Ponte en contacto con el pediatra del niño si notas un lagrimeo excesivo, especialmente si detectas otros síntomas o la condición empeora. El médico examinará los ojos del bebé y determinará la causa del lagrimeo y si el tratamiento pueden ofrecer algún alivio. Si el pediatra receta un medicamento, sigue las instrucciones cuidadosamente y utilízalo durante todo el período de tiempo prescrito, incluso si los síntomas del niño mejoran. Completar el tratamiento puede ayudar a prevenir una infección u que vuelvan a presentarse otras afecciones.

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles