Olor a amoníaco: ¿por qué lo sientes después de ejercitarte?

Escrito por chris sherwood | Traducido por huntress thompson
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Olor a amoníaco: ¿por qué lo sientes después de ejercitarte?
Los alimentos que consumes pueden afectar el olor de tu sudor. (Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images)

El sudor y la actividad física son inseparables si hablamos de ejercicio: la sudoración es necesaria para mantener la temperatura corporal bajo control. Sin embargo, el sudor también genera olores basados en un rango de variables, desde lo que comes hasta la presencia de bacterias en tu piel. Un olor que puedes experimentar mientras te ejercitas es un ligero olor a amoníaco.

Otras personas están leyendo

Por qué sudas

Tu cuerpo necesita mantener una temperatura interna constante de unos 98.6°F (37°C) aproximadamente para operar a todo su potencial. Cuando te ejercitas, tu cuerpo genera energía a un ritmo acelerado para ir al paso de la pérdida de energía de la actividad muscular durante el ejercicio. Un subproducto de ésta creación de energía es el calor. Cuando el cuerpo se calienta demasiado, suda para enfriarse. La sudoración funciona por enfriamiento por evaporación. Mientras el sudor líquido sale de los poros, se introduce al movimiento natural del aire alrededor del tu cuerpo. A medida que el sudor se evapora de tu cuerpo, el calor también se escapa, y se aleja de tu cuerpo por la corriente de aire, resultando en un marcado enfriamiento de tu temperatura interna.

Bacterias y olores

El sudor en sí mismo es prácticamente inoloro. Sin embargo, si el sudor de tus glándulas apocrinas en áreas como tus axilas o tu ingle entra en contacto con bacterias en tu piel, se puede desarrollar un olor en tanto las bacterias procesan las sustancias que se liberan con tu sudor. El sudor apocrino contiene grasa que las bacterias de tu piel consumen, dejando tras de sí el subproducto que confiere el familiar aroma del mal olor corporal.

Nitrógeno

En algunos casos, los olores adicionales de tu sudor pueden ser liberados por el tipo de alimentos que consumes. Un ejemplo común de este fenómeno es el ajo o las cebollas, que pueden cambiar el olor de tu sudor si comes muchos alimentos que contengan estos productos. El olor del amoníaco está relacionado a consumir demasiadas proteínas en tu dieta. Las proteínas otorgan los aminoácidos esenciales a tu dieta y, entre éstos, está el nitrógeno.

Olor a amoníaco

Si hay mucho nitrógeno presente en tu sistema, tu cuerpo dependerá de tus riñones para procesar el exceso. Este proceso crea la urea, que puede ser excretada por la orina. Sin embargo, si hay demasiada para que tus riñones puedan siquiera procesarla, el exceso de nitrógeno se secreta como amoníaco a través del sudor. Cuando te ejercitas y sudas a una velocidad mayor a la normal, escapa una cantidad suficiente de amoníaco para que puedas olerlo.

Lidiar con el olor a amoníaco

Para lidiar con el olor a amoníaco en tu sudor, cambia tu dieta y consume más carbohidratos. La primer elección de tu cuerpo para obtener energía son, usualmente, los carbohidratos. Cuando consumes suficientes fuentes de carbohidratos, tu cuerpo es menos propenso a usar los aminoácidos de las proteínas para generar energía, reduciendo la cantidad de nitrógeno que produce tu cuerpo. Elige fuentes de carbohidratos complejos, como legumbres o panes y cereales integrales.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles