Olores que repelen a los perros

Escrito por serena styles Google | Traducido por paulina illanes amenábar
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Olores que repelen a los perros
Los perros pueden destruir un jardín o patio si se les permite correr libres. (dogs image by matko from Fotolia.com)

Los perros son una popular mascota en la sociedad actual, según Sarah Hodgson, autora de "Puppies for Dummies" (Cachorros para tontos). Sin embargo, mientras que los perros son queridas mascotas, no son tan deseables en el jardín o en ciertas áreas de tu hogar. En lugar de cercar un área o simplemente aguantar la molestia de estar donde no quieres al perro, hay ciertos olores que pueden utilizarse para repelerlos.

Otras personas están leyendo

Ají

El chile es un repelente de perros común y eficaz, afirma Gardening Know How. El ají lanza pequeñas irritaciones que afectan particularmente a la piel sensible alrededor de la nariz de un perro. Según Hodgson, el chile es el ingrediente más común en los repelentes de perro comerciales en el mercado. Espolvorea pimienta alrededor de un área que no deseas que un perro frecuente. Si un perro muerde comúnmente un objeto, puede aplicarse una pasta de ají y agua para detener la masticación del perro. Sin embargo, ten precaución cuando uses el ají como repelente pues puede manchar la tela y los muebles.

Frutras cítricas

Las frutas cítricas, como naranjas y limones, producen olores que ligeramente irritan la piel sensible de la nariz y los ojos de un perro. Según Gina Spadafori, autora de "Dogs for Dummies", los aromas cítricos son comúnmente encontrados en los repelentes comerciales perro. Corta un limón o naranja y pon las rebanadas alrededor del área de la que te gustará repeler a los perros. Como ventaja añadida, la zona olerá a frutas cítricas. Las rodajas de limón y naranjas deben ser reemplazados cada pocos días, pues se desecan y pierden potencia con el tiempo.

Amoníaco

El amoníaco es un olor al que los perros no son aficionados, según Gardening Know How. Mientras que el amoníaco tiene un olor fuerte y desagradable a la nariz del ser humano, a la nariz muy sensible de un perro es como un puñetazo en la cara. El amoníaco es a menudo la base de repelentes perros y gatos producidos comercialmente. Remoja bolas de algodón en amoníaco y ponlas alrededor de la zona que deseas repeler al perro, dice Spadafori. Nunca viertas amoníaco directamente en el suelo, pues mancha las alfombras y mata las plantas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles