Cómo organizar tu presupuesto para el año que comienza

  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Breves consejos para administrar mejor tu dinero.

Cómo organizar tu presupuesto para el año que comienza
(Digital Vision./Digital Vision/Getty Images)

"La famosa cuesta de enero es el concepto con el que justificamos como sociedad nuestra mala administración del dinero. Haz el esfuerzo desde diciembre: consume sólo lo que necesitas, compara precios, no hagas compras por impulso, paga deudas y crea un pequeño fondo de reserva en lugar de empezar el año pidiendo prestado a tasas de interés elevadas. Enero puede ser un mes como cualquier otro si así lo decides – la clave está en administrar tu aguinaldo con inteligencia".

— CONDUSEF

Una de las complicaciones de ser adulto es la gestión eficiente de tu sueldo, complicación a la que todos nos enfrentamos pero pocos son capaces de salir con números negros. Por esa razón es necesario tomar en cuenta algunos consejos a la hora de generar un presupuesto de gastos para el año que está por comenzar. Los factores a considerar no son tantos como uno podría pensar, sobre todo para un presupuesto familiar o personal. Incluso podríamos decir que la disciplina, la situación familiar, el tipo de gasto y la economía local (la de tu ciudad) son incisos suficientes para lograr un exitoso plan de gastos.

Disciplina como arma principal

De nada sirve programar tus gastos si no eres capaz de comportarte como un soldado a la hora de gestionar el dinero.

Debes ser consciente de que los imprevistos siempre están acechando detrás de los arbustos, y esos dólares que ahora invertiste en una camisa extra o en un café pueden ser útiles a la hora de capear una situación complicada. Podríamos decir que gestionar tu patrimonio es como estar inscrito en un gimnasio; puedes tener los mejores aparatos, el mejor instructor, las mejores barras energéticas pero de nada sirven si no te levantas todos los días de la cama a las seis y dedicas tiempo a aprovechar los recursos. Generar un presupuesto funciona de forma muy parecida; si no eres responsable con los límites de gasto y la programación de los mismos de nada servirá que inviertas unos días planeando una estrategia monetaria.

La dinámica económica es diferente en cada ciudad

Cómo organizar tu presupuesto para el año que comienza
(Simon Willms/Lifesize/Getty Images)

Es importante mencionar que cada ciudad de cada país se comporta diferente respecto a los precios de los alimentos, rentas y salarios mínimos, por eso es necesario tomar en cuenta a la hora de establecer las prioridades económicas el gasto que tendrá destinado un porcentaje mayor.

Existen ciudades donde los alquileres son muy altos en relación a los salarios mínimos, y esto sin duda modificará nuestra forma de afrontar la distribución del dinero sobrante. Más fácil es administrar tu sueldo en una ciudad con alquileres bajos y sueldos altos que lo contrario, pues es el gasto en vivienda lo que por lo general ocupa el mayor porcentaje de nuestro presupuesto.

Situación familiar

Tomar en cuenta la situación familiar es muy importante, y no solo es necesario hacerlo si tenemos hijos y pareja, también es importante saber el apoyo económico que otros familiares pueden brindar en caso de un imprevisto.

Un padre de familia no puede gestionar sus gastos de la forma que un soltero lo hace y esto no solo estriba en la responsabilidad que le confiere el hecho de ser padre o madre sino que los imprevistos se multiplican por la cantidad de miembros que la familia posea, y esto hace que la probabilidad de estar metido en un problema se acrecente. La necesidad de recortar más gastos superficiales es un imperativo en la gestión del presupuesto familiar.

Una polémica importante en el entorno familiar es si es conveniente comprar una casa o por el contrario conviene más rentarla. Este punto es importante y hay que tomar en cuenta que no se puede generalizar cual opción es mejor. La mayoría de las personas considera alquilar una forma de tirar el dinero a la basura, pero no es tan simple como aparenta, pues antes de embarcarnos en la compra de un inmueble debemos tomar en cuenta factores directos como las mensualidades y el tipo de interés. También hay que considerar situaciones más periféricas como el estilo de vida que llevamos (si nos gusta movernos de ciudad), el tipo de trabajo que desempeñamos, así como la solidez de la empresa y la seguridad de mantener nuestro puesto de trabajo, ya que muchas personas se han visto en medio de una situación de impago por haber perdido su trabajo.

Por otro lado no está de menos saber el apoyo familiar que podemos tener en caso de un imprevisto, de esta forma podemos optimizar nuestros gastos, pues si tenemos gente cercana con solvencia y disposición económica podemos ser menos cautos con la partida dedicada al tema.

Tipos de gasto

En relación al manejo estricto del dinero debemos dividir nuestro presupuesto en tres tipos de posibles gastos con la finalidad de tener un mejor orden y control sobre lo que destinamos a cada partida.

El primer tipo de gasto a tomar en cuenta son los fíjos, estos incluyen todo lo que mes con mes debemos pagar invariablemente. Dentro de este tipo de compromisos monetarios se encuentra el alquiler, los seguros médicos, la comida, el teléfono, por mencionar los más comunes. En el caso de la factura de la electricidad y la del teléfono –que son relativamente variables– es recomendable tomar como gasto fijo la cuota mensual por servicio que aplican las compañías y dejar la diferencia como un gasto variable. Muchas personas calculan un gasto promedio (comparado con el año anterior) y lo programan como una forma de limitarse en el uso de los servicios mencionados. Esto es muy recomendable si las variaciones entre la factura de un mes y la siguiente no son muy amplias.

Los gastos variables son aquellos que son previsibles pero no sabemos la cuantía ni la periodicidad con las que los efectuamos. Salidas a cenas, comprar música, una copa en un bar son buenos ejemplos de este tipo de facturas. Es saludable destinar una partida al ocio, pero tiene que estar forzosamente limitada, pues es en este tipo de situaciones donde la cartera se vuelve más veloz con los egresos que con los ingresos. Si logras establecer un tope de gasto máximo mensual y lo respetas firmemente verás incrementados tus ahorros significativamente.

Por último están los gastos imprevistos cuyo mismo nombre denomina la complejidad de controlarlos. Si bien se recomienda tener dinero siempre ahorrado para cubrir imprevistos mayúsculos, nunca está de más programar un porcentaje de tus ingresos a la previsión de situaciones no planeadas, las cuales no tienen por qué ser accidentes o tragedias; un imprevisto puede ser la necesidad de comprar un libro para la universidad o una corbata para el trabajo.

Consejos y advertencias

  • Siempre contrata tus créditos en tu moneda local y a tasa fija (por más que traten de invitarte a lo contrario).
  • Pon mucha atención al uso de las tarjetas de crédito. Pueden ser unas grandes aliadas pero también pueden hundirte con la acumulación de intereses.
  • Cuida tu historial crediticio –en estos días es tan importante como cuidar que no te roben la identidad.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles