Salud

¿Qué órganos se ven afectados cuando la diabetes se produce?

Escrito por melissa lind | Traducido por fernando rosas
¿Qué órganos se ven afectados cuando la diabetes se produce?

Casi el 8 por ciento de la población tiene diabetes, incluyendo niños y adultos.

Creatas Images/Creatas/Getty Images

Según la Asociación Estadounidense de Diabetes, casi el 8 por ciento de la población tiene diabetes, incluyendo niños y adultos. Como la diabetes es una enfermedad crónica de falta de control de azúcar en sangre, muchos órganos eventualmente pueden ser afectados por la enfermedad, a veces gravemente. La diabetes es la causa principal de muchas enfermedades graves como enfermedad cardiovascular, enfermedad renal y ceguera.

Corazón y vasos sanguíneos

Las enfermedades cardiovasculares son una causa frecuente de muerte en diabéticos. El aumento de los niveles de azúcar en la sangre tiene un efecto adverso sobre los niveles de lípidos en el torrente sanguíneo, dando lugar a la formación de placa en los vasos sanguíneos. El desarrollo de arteriosclerosis contribuye a insuficiencia cardiaca congestiva (CHF, por sus siglas en inglés), ataque cardíaco y derrame cerebral debido a un estrechamiento de los vasos sanguíneos. La presión arterial alta aumenta estos riesgos.

Sistema genitourinario

Los niveles altos de azúcar en sangre en diabéticos pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad renal. Debido a la tensión constante de filtrado de altos niveles de azúcar en la sangre, los riñones pueden resultar dañados y con fugas, a la larga fugando proteína en la sangre y progresando en la enfermedad renal terminal. La presión arterial alta aumenta el riesgo. Algunos pacientes con diabetes pueden desarrollar problemas de vejiga. Los nervios que conducen a la vejiga puede funcionar mal y causar espasmos conocidos como vejiga hiperactiva y algunos pacientes pierden el control del esfínter que mantiene la orina, lo que resulta en incontinencia. La disfunción eréctil es una queja entre algunos hombres diabéticos, ya que las células nerviosas y los vasos sanguíneos se dañan y ya no pueden suministrar y mantener la sangre necesaria para la formación de una erección.

Sistema nervioso

El daño nervioso puede ser consecuencia de altos niveles de azúcar en la sangre. La neuropatía diabética periférica provoca síntomas como hormigueo, dolor y entumecimiento en las manos, los pies y la piel, junto con debilidad. La neuropatía autonómica diabética puede causar que los intestinos dejen de funcionar correctamente y también puede resultar en pérdida de control urinario, pérdida de la función sexual y cambios en la capacidad de sudoración corporal. El desarrollo de la neuropatía diabética puede incluir pérdida de la capacidad del sistema nervioso para reconocer las señales de advertencia de bajo nivel de glucosa en la sangre, ataques al corazón y lesiones en los pies debido a la pérdida de sensación.

Ojos

Los niveles altos de azúcar en la sangre por diabetes contribuyen a las complicaciones oculares, algunas de los cuales pueden conducir a la ceguera. Las cataratas son también comunes en los diabéticos, especialmente en aquellos con diabetes tipo 2. Los niveles altos de glucosa en la sangre pueden causar presión en el ojo para construir, lo que resulta en glaucoma. Esto puede causar la pérdida de suministro de sangre a la retina y el nervio óptico, que puede dar lugar a ceguera. La retinopatía diabética es causada por el daño a los pequeños vasos sanguíneos de la retina, dando lugar a fugas de fluidos y sangre que pueden causar pérdida de la visión. La retinopatía diabética proliferativa puede desarrollarse si el tejido cicatrizal se forma debido al daño de los vasos sanguíneos. Los nuevos vasos que puedan crecer para reemplazar a los dañados son a menudo débiles y quebradizos y puede causar pérdida de la visión si hay hemorragia vítrea. El tejido de cicatriz también puede unirse a la retina, causando desprendimiento de retina que resulta en ceguera.

Piel y pies

Los cambios en el sistema nervioso puede resultar en el mal funcionamiento de las glándulas sudoríparas y lubricantes, porque los nervios que controlan estas glándulas no funcionan. Esto puede conducir a erupciones y piel seca, agrietada y descascarada. Si la diabetes causa daños importantes en los vasos sanguíneos, disminuye la circulación y las heridas no se curan bien. Los diabéticos también son propensos a infecciones micóticas de la piel y pueden desarrollar úlceras en los pies. Si la circulación es muy pobre, las heridas en los pies pueden infectarse y no pueden sanar, lo que a veces da lugar a la amputación de los pies.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media