¿Cómo se origina la leucemia?

Escrito por contributing writer | Traducido por florence e. smith
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo se origina la leucemia?
(BananaStock/BananaStock/Getty Images)

Otras personas están leyendo

Tipos de leucemia

Una de las preocupaciones máximas actualmente en nuestro país es el cáncer. Esta temida enfermedad afecta a personas de todas las edades y de todos los estamentos sociales, y su tratamiento suele ser un desafío. La leucemia se refiere a un grupo de canceres lidiando con la sangre o la médula ósea. Existen cuatro tipos principales de leucemia, los cuales dependen de si el inicio es agudo o crónico, y según las células afectadas por el cáncer. Por lo tanto, la leucemia suele denominarse linfocítica aguda, mielógena aguda, linfocítica crónica o mielógena crónica.

Origen

El inicio de la leucemia depende en parte del tipo de leucemia presente. Todos los cánceres incluyen una célula anormal en el cuerpo que comienza a multiplicarse rápidamente, desplazando a las células normales con células cancerosas inmaduras. Con la leucemia, el crecimiento celular anormal es específico a las células de la médula ósea, pero puede tener pequeñas diferencias según el tipo. En el caso de la leucemia linfocítica, las células de la médula ósea que deberían formar los linfocitos, un tipo de glóbulo blanco, se ven afectadas. En el caso de la leucemia mielógena, las células de la médula ósea responsables de la formación de glóbulos rojos, plaquetas, y otros tipos de glóbulos blancos se ven dañados. Básicamente, la leucemia se origina cuando las células anormales de la médula ósea comienzan a proliferarse.

Progresión

Una vez iniciada la leucemia, su progresión varía según el tipo. En las formas agudas de leucemia, las células cancerosas superan en número rápidamente a las células normales, causando una rápida progresión de los síntomas. La proliferación de las células cancerosas desplaza las células normales producidas en la médula ósea. Una disminución en los linfocitos y otros glóbulos blancos resulta en un aumento en el riesgo de infecciones, mientras que una disminución en los glóbulos blancos conlleva a una anemia y a un descenso de plaquetas. Así, hay más riesgos de hemorragias. En el caso de la leucemia linfocítica crónica, se forman demasiados linfocitos anormales, debilitando la respuesta inmune del cuerpo. En cuanto a la leucemia mielógena crónica, la cantidad de glóbulos rojos disminuye ligeramente, mientras que la cantidad de glóbulos blancos y plaquetas aumenta continuamente, lo cual puede causar problemas anémicos graves con el correr del tiempo. Generalmente, aunque son graves, los tipos de leucemia crónica no son tan riesgosos para la salud como las leucemias agudas.

Síntomas

Además de los síntomas presentes en el hemograma, los pacientes con leucemia tienen muchos otros síntomas a causa de la leucemia. Estos pueden incluir los clásicos síntomas del cáncer de falta de energía, sudoración excesiva durante la noche, y la falta de aire. Además, la leucemia puede causar moretones anormales, cicatrización lenta o un sangrado excesivo, manchas rojas en la piel, y dolor de huesos y articulaciones. El tratamiento varía según el tipo de leucemia presente, y puede incluir quimioterapia, trasplante de células madre y drogas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles