Cómo usar orina para fertilizar

Escrito por angie mohr Google | Traducido por laura guilleron
Cómo usar orina para fertilizar

Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

La orina se ha usado para fertilizar plantas y árboles desde hace cientos de años. Es un recurso orgánico renovable con la combinación perfecta de nutrientes para el crecimiento de las plantas que también permite ahorrar agua y productos químicos cuando se mantienen fuera de la corriente de aguas residuales. La orina aporta las cantidades ideales de nitrógeno, fósforo y potasio: los tres nutrientes que todas las plantas necesitan para crecer.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Junta orina todos los días. Ten recipientes de plástico con tapas en el baño donde puedas guardar la orina en lugar de echarla por el retrete. La orina fresca no produce olores y no tiene bacterias. De hecho, es prácticamente estéril. Mantén los recipientes de orina bien cerrados y cámbialos con frecuencia.

  2. 2

    Usa la orina todos los días. A medida que transcurren las horas (más de 24), comienza a perder sus cualidades y a producir niveles de amoníaco más elevados que no son buenos para las plantas y que la hacen oler mal. La orina fresca no suele tener olor. Los olores por alimentos fuertes como el ajo o el espárrago no le harán daño a las plantas. Usa la orina recolectada al menos una vez por día para fertilizar las plantas.

  3. 3

    Mezcla una porción de orina con diez porciones de agua. Esto permite diluir el contenido de nitrógeno de la orina lo suficiente como para usarla en plantas delicadas. La orina en estado natural quemará las hojas de estas plantas. Usa la orina de inmediato y no la guardes, no importa si está diluida o no.

  4. 4

    Riega alrededor de las raíces de las plantas con la orina diluida. Todos los fertilizantes en general tienden a quemar las hojas de las plantas delicadas, por eso trata de no salpicar las hojas ni las frutas. La orina diluida puede usarse todos los días, incluso en macetas y cestas colgantes. Riega hasta que la tierra que rodea las raíces de las plantas esté saturada, pero no permitas que se forme un charco de agua.

  5. 5

    Revisa con frecuencia cómo van creciendo las plantas fertilizadas. Si las hojas comienzan a tomar un color amarillento y parece que la planta está sufriendo, diluye la orina fertilizante aún más para evitar que la planta reciba más nitrógeno del que necesita. Si las plantas de fruta producen mucha vegetación y nada de frutas, reduce su cantidad de orina.

  6. 6

    Usa los restos de orina para mantener a los depredadores fuera de tu jardín. Esto es muy efectivo, sobre todo con la orina masculina, pues contiene hormonas que hacen que los animales se alejen. Rocía pequeñas cantidades de orina sin diluir a modo de protección. Tendrás que hacerlo nuevamente después de cada lluvia porque la orina se diluye.

Consejos y advertencias

  • Algunos recomiendan terminar con este tipo de fertilización en las plantas de frutas y vegetales dos semanas antes de la cosecha, aunque no es necesario siempre y cuando se los enjuague bien antes de consumirlos.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2015 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media