Cómo hacer un paisaje con rocas, piedras y plantas

Escrito por aurora lajambre | Traducido por aldana avale
Cómo hacer un paisaje con rocas, piedras y plantas

Las rocas pequeñas le agregan contraste a los pétalos vibrantes y suaves.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Hacer paisajes con materiales naturales como plantas y piedras da energía, textura y contraste a un patio. Además de las cuestiones estéticas, considera la función para la que puede servir cada elemento; ya sea que estés armando el paisaje de una zona con poco drenaje o un lugar de reunión que no tiene privacidad. Combinar piedras y rocas duras inmutables con follaje exuberante que cambia con cada estación es una forma simple de crear un impresionante paisaje.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Plantas
  • Una pala
  • Una barrera de tela para hierbas
  • Una tijera
  • Picos de césped
  • Rocas
  • Piedras
  • Grava
  • Estacas para jardín
  • Una cuerda
  • Una lona
  • Plantas resistentes a las inundaciones

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Elige plantas que combinen con las condiciones de cultivo de tu patio, incluyendo luz del sol, drenaje y el tipo de suelo. Crea una base de plantas cerca del patio, por el frente de la casa o en otro lugar donde quieras que crezcan. Haz un pozo con una pala, quitando la parte superior del suelo a una profundidad igual a la bola de la raíz, más 1 pulgada (2,5 cm). Arregla las plantas con las más grandes en la parte de atrás para que la luz del sol y el aire se puedan filtrar. Coloca cada bola de raíz en un hoyo de plantación y cúbrela con tierra.

  2. 2

    Ajusta el lugar de apoyo de la planta con tiras de barrera de tela para hierbas. Corta ranuras en la tela con una tijera en la base de cada planta. Coloca la tela sobre la tierra y superpón cada tira por 3 pulgadas (7 cm). Une las esquinas con picos de césped para que no se vean.

  3. 3

    Cubre las plantas con una capa de 2 pulgadas (5 cm) de rocas pequeñas decorativas como rocas de río o gravilla. Las rocas conservarán la tierra e aislarán la raíz sin requerir el reemplazo en cada estación.

  4. 4

    Alinea el lugar de asiento de las plantas con un borde de piedras de tamaño medio. Cava una zanja profunda de 4 pulgadas (10 cm) tan ancha como las piedras y alinea la parte inferior con grava para evitar que las piedras se hundan. Colócalas una contra la otra y rellena la zanja con más grava para que las piedras queden parcialmente enterradas.

  5. 5

    Marca lugares de poco drenaje con una estaca de jardín. Utiliza una cuerda para apoyar un curso para un arroyo seco que corra desde el área problemática a una salida segura como una zanja. Cava una zanja en forma de U de 10 pulgadas (25 cm) de ancho y 12 pulgadas (30 cm) de profundidad, vuelca el suelo en una lona para que puedas volver a usarlo para llenar las caídas en el patio. La zanja llevará el exceso de agua desde el patio y distribuirá el líquido hacia la salida.

  6. 6

    Alinea las paredes internas de la zanja con una capa de 6 pulgadas (15 cm) de grava de tamaño pequeño y mediano. Establece piedras medianas en lugares elegidos al azar al lado de la parte inferior de la zanja para agregar un interés visual. Siembra plantas resistentes a las inundaciones junto a los bordes superiores de la zanja para absorber la humedad y embellecer la zanja.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media