Parásitos internos y externos

Escrito por tyler lacoma | Traducido por mike tazenda
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Parásitos internos y externos
Los parásitos externos se alimentan de sangre, mientras que los parásitos internos absorben nutrientes de manera más directa. (wasp 2. image by mdb from Fotolia.com)

Los parásitos son organismos que dependen de la energía de un húesped para poder sobrevivir. Algunos parásitos se alimentan del huésped en sí, chupando sangre y nutrientes para su propio beneficio. Otros absorben parte de la comida que el huésped come. Los parásitos pueden diseminar enfermedades y causar muchos problemas de salud en mascotas y seres humanos.

Otras personas están leyendo

Parásitos externos

Los parásitos externos casi siempre se alimentan de sangre, extrayéndola del huésped para sobrevivir. En general se alimentan por períodos relativamente cortos, tomando lo que necesitan y marchándose luego. Algunos permanecen en un huésped por períodos largos de tiempo, e incluso existen parásitos externos pequeños que intentan vivir en el huésped de manera permanente.

Piojos, garrapatas y otros

Los piojos son unos de los parásitos externos más molestos, porque se alojan en el huésped, haciendo nido en su cabello y colocando sus huevos allí. Las garrapatas también son molestas, porque tienden a permanecer en el huésped el mayor tiempo que pueden y son capaces de transferir enfermedades peligrosas como la enfermedad de Lyme. Otros parásitos externos, como las pulgas, intentan permanecer en el huésped, pero también migran cuando es necesario. Las moscas y los mosquitos se retiran rápidamente, pero son capaces de transferir enfermedades.

Parásitos internos

Los parásitos internos en general viven en el huésped por más tiempo que los externos. El ciclo de vida de un parásito interno requiere que pasen al menos algún tiempo en el cuerpo del huésped antes de retirarse o morir. Algunos parásitos internos permanecen en el huésped por una buena parte de la vida de éste. Muchos prefieren un determinado tejido para vivir, como el sistema digestivo o el sistema vascular.

Lombrices del corazón, tenias y otros parásitos internos

Las lombrices del corazón son una de las muchas especies de parásitos internos que utilizan parásitos externos para trasladarse entre huéspedes, viajando a través de mosquitos. Éstas maduran y viven en el corazón, en el cual pueden bloquear arterias cuando llegan a su tamaño adulto. Las tenias son más comunes y pueden llegar a medir de 1 a 2 pies (30 a 60 cm) de largo en el intestino delgado. Son transmitidas por las pulgas. Las anquilostomas y nematodas también viajan por métodos similares y pueden reproducirse rápidamente en el cuerpo.

Prevención/solución

Usualmente la mejor manera de prevenir los parásitos internos es prevenir los parásitos externos. Se pueden mantener alejadas las pestes con aerosoles, y para las mascotas existen tratamientos tópicos que evitan las pulgas y garrapatas por un buen tiempo. Una buena higiene es el mejor método para evitar la contaminación por cualquier tipo de parásito. Mantener la piel y el cabello limpio es muy importante, y eliminar todo tipo de material de desecho previene la proliferación de muchos tipos de parásitos.

Tratamiento

Los parásitos externos pueden ser difíciles de tratar por su naturaleza nómada. Cortar el cabello y aplicar ungüentos tópicos son los tratamientos más comunes. Los parásitos internos son tratados mediante compuestos químicos, generalmente en forma de píldoras, que matan los parásitos sin dañar al huésped. El cuerpo se hace cargo de eliminar el organismo muerto por sí mismo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles