Partes del brote de una planta

Escrito por cheryl withrow | Traducido por martin santiago
Partes del brote de una planta

Dos brotes esperan abrirse en este jarrón de lirios de pascua.

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Los brotes anuncian la llegada de la primavera. Aunque pueden soportar temperaturas extremadamente bajas durante los períodos de inactividad, después de despertar de su profundo sueño de invierno, los brotes pueden morir como resultado del clima inusualmente frío, heladas o nevadas. Aunque los brotes se consideran una parte biológica específica de una planta, hay diferentes tipos de brotes.

Otras personas están leyendo

Hojas y capullos

Al inspeccionar una planta con el fin de localizar brotes de hojas, busca apéndices puntiagudos y menos rechonchos que el brote de una flor. Los brotes de hojas constan de un tallo corto con hojas no desarrolladas. Se forman en el ángulo superior entre la hoja y la rama en un punto llamado eje y terminan en el ápice o punto de crecimiento del brote. Los botones florales, a veces identificados como brotes de fruta, consisten en un tallo diminuto con partes de las flores emergentes.

Brotes terminales, laterales y axilares

Dado que los brotes se denominan por su ubicación en la superficie de la rama o tronco, puedes encontrar una yema terminal en el extremo de una rama. Las yemas laterales aparecen en los lados de los tallos o ramas. Un observador puede encontrar más de una yema lateral en crecimiento, específicamente desde el eje de una hoja, en cuyo caso la yema lateral se convierte en una yema axilar.

Yemas adventicias

La mayoría de los jardineros han visto brotes formarse en áreas distintas de las posiciones terminal, lateral o axilar en una rama o tronco. Estos brotes se consideran brotes adventicios y pueden crecer a partir de raíces de la planta, del tejido duro formado sobre una herida o incluso en el borde de la lámina de una hoja. Los brotes adventicios tienen la capacidad de convertirse en una planta totalmente nueva.

Partes de los brotes

Los brotes protegen a las hojas y flores en la etapa embrionaria. Los brotes de las hojas consisten en un vástago con hojas embrionarias e incluyen un brote primordial en las axilas y en el ápice de una rama. En las zonas templadas, las yemas de los árboles y arbustos desarrollan una capa exterior de escamas, mientras que las plantas anuales y perennes presentan un brote desnudo. Algunas yemas de hojas se convierten en brotes verdes, mientras que otros llegan a madurar como hojas. Los botones florales contienen partes de la flor, protegidos por los sépalos, un conjunto especial de hojas diseñadas para tal fin. Las partes masculinas y femeninas de la planta residen dentro de la yema antes de la floración. El estambre, que incluye la antera y el filamento, comprende las partes reproductivas masculinas ocultas en el brote. La antera en la parte superior del estambre, que está soportada por el filamento, contiene el polen, que eventualmente encuentra su camino al estigma, donde continúa el proceso de polinización. Las partes femeninas ocultos en el interior de la yema son la semilla y el carpo, que protege las partes femeninas hasta que maduren. Estas partes femeninas incluyen el estigma, que recoge el polen y se lo pasa al ovario donde la semilla espera la fertilización. Los botones florales también ocultan el nectario, donde se produce el néctar y el lugar para finalmente atraer insectos que ayudan a la polinización.

Los brotes comestibles

Aunque la mayoría de las personas no consideran una lechuga como un brote, en realidad, ese es exactamente el caso. La col es otro brote comestible. Piensa en los repollos de Bruselas y en cómo se forman en el tallo. Estas yemas axilares comestibles son la parte de la planta conocida como col de Bruselas. La gente come la yema floral de otro vegetal muy popular y rico en vitaminas, el brócoli. Otro vegetal que también es conocido por sus suculentos brotes es la alcachofa, una especie de cardo, que llegó a los Estados Unidos en el siglo XVIII a través de Sicilia, Italia y, por último, Gran Bretaña.

Exposición climática

La mayoría de las plantas requieren un período de descanso de invierno antes de comenzar el proceso de crecimiento en la primavera. Los bulbos de primavera descansan todo el invierno esperando los suelos cálidos de primavera para comenzar a despertar. Después de un invierno de descanso, las forsitias brotan y estallan en floración ante la mera sugerencia de la primavera. Los árboles frutales, arbustos y zarzas tienen requisitos de descanso de invierno más exigentes. Los arboles de manzana estándar pueden requerir hasta 1.100 horas de temperaturas por debajo de 45 grados Fahrenheit (7 ºC) antes de brotar, ciertas variedades de ciruelos japoneses necesitan hasta 750 horas de frío para producir brotes y frutos, las moras pueden producirse con tan poco como 50 horas de temperaturas por debajo de 45 grados Fahrenheit (7 ºC), mientras que algunos cultivos requieren hasta 800 horas para brotar; el período de descanso de invierno del cada vez más popular arándano, en función de la variedad, oscila entre 400 y 1.000 horas para lograr la formación de yemas. Por lo general, cuando las plantas están expuestas a temperaturas diurnas cálidas que promedian 15 grados por encima de las temperaturas nocturnas, se produce un crecimiento máximo.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2015 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media