Pasatiempos

Las dos partes más importantes de una flor

Escrito por yashekia king | Traducido por mariano salgueiro
Las dos partes más importantes de una flor

Las flores tienen múltiples partes que la hacen productiva.

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

Las flores consisten de muchas partes. Por ejemplo, tienen pétalos, que son las estructuras coloridas que le dan el atractivo a tu habitación o jardín. Además, las estructuras con forma de hojas llamadas sépalos cubren la parte externa de las yemas florales para protegerlas antes de que se abran. Sin embargo, se considera que son otras las dos partes más importantes de la flor.

Otras personas están leyendo

Partes femeninas

Una de las dos partes más importantes de una flor es la parte femenina. Esta parte se llama pistilo. Cada pistilo está hecho de una o varias estructuras enrolladas con forma de hoja. Una parte importante del pistilo es el estigma, que se trata de un bulbo pegajoso en el centro de cada flor. Esta parte de la flor recibe, captura y sujeta los granos de polen (un polvo pegajoso), elemento fundamental para el proceso de reproducción de la flor.

Otras partes femeninas

El pistilo cuenta, además, con el estilo y el ovario. El estilo es un tallo largo con forma de tubo sobre el cual se asienta el estigma. Además, el estilo conduce hacia el ovario, una parte femenina ubicada en la parte inferior de la flor. El ovario tiene óvulos en su interior, y éstos se convierten en semillas que eventualmente se convierten en la fruta que las personas comen.

Parte masculina

La otra parte más importante de una flor es la parte masculina, que se denomina estambre. El número de estambres en la flor de una plante suele ser igual al número de pétalos presentes. El estambre consta de dos partes conocidas como antera y filamento. La antera es una parte amarilla con forma de bolsa, y se encarga de producir y contener el polen. Esta parte se asienta en la parte superior de un tallo largo con forma de cabello, denominado filamento.

Proceso

Las partes masculina y femenina son, esencialmente, las dos partes más importantes de la flor ya que facilitan la producción de nuevas semillas, las cuales formarán nuevas plantas a través de un proceso denominado polinización. Este proceso mantiene con vida a la especie de la planta. Para que una planta sea polinizada, primero el polen debe moverse desde el estambre de hacia el estigma. Cuando el polen del estambre de una planta alcanza el estigma de otra planta de la misma especie, ocurre la polinización cruzada, y mediante este proceso se generan plantas más fuertes. Las plantas suelen depender de los animales o del viento para llevar a cabo el proceso de polinización, pero los humanos, además, pueden transferir polen de una flor a otra. Además, las flores imperfectas son aquéllas cuyas partes son todas masculinas o bien, todas femeninas, como es el caso de los melones, calabazas o pepinos, y por lo tanto, requieren del proceso de polinización cruzada para reproducirse. Mientras tanto, las flores perfectas tienen tanto las partes masculinas como las femeninas y pueden reproducirse mediante una autopolinización. Estas flores incluyen a los dientes de león, lirios y rosas.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media