Las partes de una planta de apio

Escrito por emma hall | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Las partes de una planta de apio
El apio es una planta versátil. (James And James/Photodisc/Getty Images)

La planta de apio se compone de cuatro partes: la raíz, el tallo, las hojas y las semillas. La planta es muy versátil ya que todas las partes pueden ser utilizadas. Sin embargo, no es la planta más fácil de cultivar.

Otras personas están leyendo

Raíz

El apio regular de jardín tiene bastantes raíces poco profundas. Éstas son las que anclan el resto de la planta al suelo. Absorben la humedad y los nutrientes del suelo, chupándolos hacia la planta para ayudarla a crecer. El apio nabo, parte de la familia del apio, se cultiva por su raíz.

Tallo

El tallo es el equivalente del vástago de cualquier otra planta. Esta es la parte inferior de la estructura de la hoja, que se conecta a las raíces. La parte real del tallo que comemos se llama el pecíolo, que se compone de tubos diminutos que se ejecutan por el tallo. El peciolo permite que el agua y los nutrientes lleguen a la parte superior de la planta.

Hojas

Éstas se pueden encontrar en la parte superior del tallo. Su función es capturar la luz del sol para ayudar a hacer la comida, un proceso conocido como fotosíntesis.

Flores

El apio se cosecha generalmente mientras que los tallos estén crujientes. Esto es antes de que el apio florezca. Las flores aparecen por encima de las hojas de los tallos largos. Al permitir que la planta florezca, la planta es capaz de reproducirse. Después de la polinización, las flores del apio producen semillas, que pueden ser cosechadas y utilizadas para cultivar más apio.

No dejes de ver

Referencias

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles