¿Qué pasa con las mujeres cuyos bebés están aún altos en la semana 39 de embarazo?

Escrito por sharon perkins | Traducido por maría marcela mennucci
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué pasa con las mujeres cuyos bebés están aún altos en la semana 39 de embarazo?
El alumbramiento es visto como un signo positivo de que el trabajo de parto se acerca. (Photos.com/PhotoObjects.net/Getty Images)

Cuando estás embarazada, podrías estar ansiosa de que el bebé baje como indicación de cercanía del final del embarazo. Este proceso, llamado médicamente "alumbramiento", generalmente ocurre entre dos y tres semanas antes de comenzar con el trabajo de parto en los embarazos primerizos. En los embarazos siguientes, el bebé puede no bajar hasta que comienza el trabajo de parto. Muchos factores podrían contribuir a que el bebé siga alto en la pelvis en la semana 39. Tener un bebé que aún flota hacia el final del embarazo puede aumentar las molestias del mismo y podría resultar en pruebas extras para determinar la causa.

Otras personas están leyendo

Falta de aliento

Si el bebé no baja para la semana 39, podrías experimentar más falta de aliento, que usualmente mejora luego del alumbramiento. A medida que el bebé crece, empuja el diafragma, el músculo que separa los pulmones de la cavidad abdominal, hasta alrededor de 1 1/2 pulgada (4 cm), lo que disminuye tu capacidad pulmonar, según el sitio web de la universidad NetWellness. La presión de tu diafragma dificulta el acostarse por las noches; prueba durmiendo sobre tu lado izquierdo con varias almohadas bajo tu cabeza y hombros.

Efectos gastrointestinales

Si tu bebé no ha bajado en la semana 39, cuando pesa entre 6 y 9 libras (3 y 4 kilos), puede ser que apriete tus intestinos y estómago. Quizás no sientas hambre o no puedas comer mucho porque te sientes saciada rápidamente. La ácidez, una queja común del embarazo, puede persistir si tu bebé no baja. La presión sobre tu estómago puede aumentar las chances de que el ácido estomacal entre en el esófago, causando ardor y molestias. Come pocas cantidades en lugar de grandes comidas y evita las bebidas gaseosas que aumentan el gas y la hinchazón.

Pruebas adicionales

Si tu bebé no ha bajado para la semana 39 en un embarazo primerizo, tu doctor puede agendarte para un ultrasonido para revisar el tamaño del bebé o ver su posición en el útero. Puede ser que el bebé sea demasiado grande para la pelvis y que no pueda descender más allá de la espina isquiática, la parte más angosta de la pelvis. Si bien el 97% de los bebés viene con la cabeza primero, según el Centro Médico de la Universidad de Maryland, alrededor del 3% se presenta en diferentes posiciones que podrían no encajar tan bien. Un bebé de nalgas, cuya cabeza está arriba en lugar de abajo, o un bebé acostado de lado en el útero podría necesitar ser extraído mediante cesárea. Si tu doctor siente que el bebé es demasiado grande o en una posición que hace que el parto natural sea difícil, podría darte una fecha para una cesárea.

Consideraciones

Si rompes fuente y el bebé sigue estando alto, llama a tu médico inmediatamente. Cuando la cabeza del bebé no está en la pelvis, tienes más riesgo de tener un prolapso del cordón umbilical, donde éste cae por delante de la cabeza del bebé. Esta complicación tiene lugar en 1 de cada 300 partos, según la Clínica Cleveland. Quizás tu doctor quiera que vayas derecho al hospital si rompes fuente. Cuando lo hagas, quizás experimentes un flujo más grande de líquido que si la cabeza de tu bebé estuviera baja en la pelvis, bloqueando el flujo de fluido.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles