Cómo hacer un pastel blanco con glaseado de fresa

Escrito por a.j. andrews Google | Traducido por marcela carniglia
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer un pastel blanco con glaseado de fresa
Las fresas frescas agregan un elemento de fineza a un pastel blanco con glaseado de fresa. (Photos.com/Photos.com/Getty Images)

El pastel blanco con glaseado de fresa y su preparación es tan sencillo como su propio nombre lo indica. Sin embargo, en las artes de la panadería y la pastelería , simple no significa falta de elegancia. A pesar de que la técnica estándar y la receta para crear un clásico pastel blanco permiten poco margen para la modificación, el éxito requiere cantidades y tiempos exactos, el glaseado puede ser preparado de una manera que destaque lo ligero de la preparación, la consistencia aireada y la sensación de lujo en la boca. Combina un clásico y refinado glaseado compuesto de fresas frescas con un pastel blanco tradicional para un plato mayor que la suma de sus partes.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Pastel:
  • 12 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 1 1/2 tazas azúcar blanco granulado
  • 3/4 taza de leche
  • 6 huevos blancos
  • 3/4 taza de leche entera
  • 1 cucharadita de extracto de almendras
  • 2 tazas de harina multipropósito
  • 1/4 cucharadita de sal iodizada
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • Una bandeja para pastel de 13 por 9 pulgadas (33 por 22,86 cm)
  • Una rejilla de alambre para enfriado
  • Glaseado:
  • 4 libras (1,8 kg) de fresas
  • 1 taza de azúcar blanco granulado
  • 1 taza de agua
  • 1 cucharadita de jugo de limón
  • Un colador o tamiz de malla fina
  • Un paño para queso
  • Una espátula de goma

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Pastel

  1. 1

    Coloca a un lado 12 cucharadas de mantequilla sin sal para que alcance la temperatura del ambiente.

  2. 2

    Calienta el horno a 350 grados Fahrenheit (176,6 grados centígrados). Mezcla la mantequilla y 1 1/2 tazas de azúcar blanco granulado con un mezclador de pie con el accesorio para batido, a baja velocidad, hasta que quede ligera y aireada, aproximadamente cinco minutos.

  3. 3

    Mezcla 3/4 tazas de leche, seis huevos blancos, 3/4 taza de leche entera y una cucharadita de extracto de almendras y déjalo a un lado. Mezcla dos tazas de harina multipropósito, 1/4 cucharadita de sal iodizada y dos cucharaditas de polvo de hornear y déjalo a un lado.

  4. 4

    Pon la mezcladora de pie a una velocidad baja. Añade una tercera parte de los ingredientes secos y mezcla hasta que estén bien incorporados. Agrega la mitad de los ingredientes húmedos y mezcla hasta incorporarlos. Sigue alternando los ingredientes húmedos y secos hasta que ambos se hayan agotado. Detén el mezclador y raspa los lados del recipiente si es necesario con una espátula de goma.

  5. 5

    Cubre una bandeja para pastel de 13 por 9 pulgadas (33 por 22,86 cm) con una capa delgada de aceite de canola y forra el fondo con un papel encerado. Vierte la masa en la bandeja y déjala asentarse. Alisa la superficie con una espátula de goma.

  6. 6

    Hornea el pastel hasta insertar un palillo en el centro y que salga limpio, aproximadamente 35 minutos. Retira el pastel, colócalo sobre una rejilla de alambre y déjalo enfriarse durante cinco minutos.

  7. 7

    Retira el glaseado del refrigerador y déjalo que alcance la temperatura ambiente. Retira la bandeja de la rejilla de alambre. Coloca la rejilla de alambre boca abajo en la parte superior de la misma. Invierte la bandeja y la rejilla al mismo tiempo y desliza la bandeja al pastel. Retira el papel encerado y deja que el pastel se enfríe a temperatura ambiente.

  8. 8

    Vierte una taza de glaseado en el centro del pastel. Trabajando externamente, esparce el glaseado uniformemente sobre el pastel con una espátula de pastelería estrecha o una espátula de goma.

    Glaseado

  1. 1

    Retira los tallos de cuatro libras (1,8 kg) de fresas y córtalas al medio. Coloca las fresas, una taza de azúcar blanco granulado, una taza de agua y una cucharadita de jugo de limón en una cacerola a fuego bajo.

  2. 2

    Macera la fresas sobre el fuego bajo hasta reducir el volumen a la mitad, aproximadamente 30 minutos. Forra un colador o tamiz con un paño para queso.

  3. 3

    Cuela las fresas maceradas a través de tamiz forrado con el paño para queso en la cacerola. Presiona los solidos con una espátula de goma para facilitar el colado. Desecha el paño para queso y los sólidos de fresas y coloca la cacerola sobre el fuego bajo.

  4. 4

    Cocina el glaseado hasta que alcance el estado de napado, aproximadamente 15 minutos. Verificar el estado de napado sumergiendo la parte trasera de una cuchara en el glaseado. Desliza un dedo a través del glaseado; las salsas y los glaseados en estado de napado cubrirán la parte trasera de la cuchara y no correrá. Reserva el glaseado en el refrigerador hasta que esté listo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles