Cómo hacer un pastel de mandarina de la abuela

Escrito por karen lange | Traducido por alejandra rojas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer un pastel de mandarina de la abuela
¡Decora tu pastel como desees! (Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images)

El pastel de mandarina de la abuela es una alternativa deliciosa a los pasteles tradicionales. Muy húmedo y delicioso, es una buena adición a tu menú ya sea para la refacción, la cena un picnic o una ocasión especial. Fácil de preparar ¡seguro que se convertirá en un favorito!

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Batidora eléctrica (opcional)
  • Tazón grande para mezclar
  • Cucharas para mezclar
  • Cucharas medidoras
  • Tazas medidoras
  • Molde para hornear de 13 x 9 pulgadas (33 x 22 cm) engrasado

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Ingredientes

  1. 1

    Arregla los siguientes ingredientes: 2 tazas de azúcar blanca 2 tazas de harina 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio 1/2 cucharadita de sal 2 huevos 2 latas de 11 a 15 onzas (311 a 425 g) de mandarinas bien escurridas

    Cubierta: 3/4 de taza de azúcar morena 3 cucharadas de leche 2 cucharadas de mantequilla Crema batida o merengue

  2. 2

    Precalienta el horno a 350 grados Fahrenheit (176 grados Celsius). Bate los huevos en un tazón grande. Agrega el azúcar, el bicarbonato y la sal y revuélvelo bien hasta que esté bien mezclado. Vierte y revuelve lentamente la harina. Agrega la mandarina y mézclala con velocidad baja por cuatro minutos o revuélvelo por completo a mano aproximadamente por cuatro a cinco minutos.

  3. 3

    Vierte la masa en el molde. Hornéalo por 30 a 35 minutos hasta que tenga un color dorado medio u oscuro. El pastel debe rebotar ligeramente cuando esté listo.

  4. 4

    Mientras el pastel se cocina, combina el azúcar moreno, la leche y la mantequilla en la olla. Llévalo lentamente a ebullición y revuélvelo a menudo (no lo quemes). Viértelo sobre el pastel caliente tan pronto salga del horno.

  5. 5

    Déjalo enfriar. Sírvelo con crema batida o con merengue. Puedes servirlo ligeramente caliente.

Consejos y advertencias

  • El pastel de mandarina de la abuela no es el pastel más lindo que harás, ¡pero no te dejes engañar! Es húmedo y lleno de sabor. Quizá se convierta en uno de los favoritos de tu familia.
  • No lo hornees de más. El pastel debe tener un color dorado medio a oscuro cuando esté listo, pero no quemado. Pruébalo como lo harías con un pastel normal, solo recuerda que se supone que es un pastel denso y húmedo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles