¿Cómo puedo pegar el cuello roto de un jarrón?

Escrito por melissa martinez | Traducido por pau epel
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo puedo pegar el cuello roto de un jarrón?
La mayoría de puntas rotas de jarrones se pueden reparar en casa. (Ableimages/Photodisc/Getty Images)

Dependiendo del material con que están hechos, los jarrones pueden romperse o astillarse fácilmente. Incluso el más mínimo roce puede hacer que un jarrón se rompa, especialmente si es antiguo o si ya está en mal estado. Uno de los puntos más propensos a roturas es la punta o cuello del jarrón. Si puedes encontrar todos los fragmentos, es posible reparar tu jarrón. Esto requiere algunos materiales que tal vez no tengas a mano, así como algo de paciencia, pero es posible reparar la punta de un jarrón en casa.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Pegamento
  • Masilla de pared
  • Una esponja
  • Un pincel
  • Papel de lija (si es necesario)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Reúne todos los trozos rotos, por más pequeños que sean. Cuantos más trozos tengas, menos masilla tendrás que usar, y más natural lucirá la reparación.

  2. 2

    Utiliza un pincele o esponja para limpiar suavemente todos los residuos, suciedad y polvo de la punta del jarrón y de todos los fragmentos. Los residuos que quedan en el jarrón pueden hacer que el pegamento y la masilla no se adhieran adecuadamente.

  3. 3

    Cubre una pieza rota con pegamento, y con cuidado pero firmemente, presiónala sobre la punta del jarrón. Suelta la pieza y comprueba que se pegue. Si lo hace, haz lo mismo con el siguiente fragmento. Si no se pega, intenta lijar un poco los bordes. Una vez que la primera pieza se pegue, continúa hasta que todas las piezas rotas se hayan vuelto a ensamblar.

  4. 4

    Examina el jarrón seco para comprobar que no falten piezas. Es posible que algunos fragmentos nunca hayan sido encontrados, o que sean muy pequeños para pegarse correctamente. Si éste es el caso, toma un poco de masilla de pared y presiónala sobre las grietas abiertas. Alisa la masilla delicadamente, hasta que quede al ras con el resto del jarrón. Deja secar la masilla.

Consejos y advertencias

  • Si la masilla de pared es dura, intenta ablandarla con el calor de tus manos. Enróllala entre tus palmas unas cuantas veces, y se hará más flexible.
  • La mayoría de fragmentos rotos son muy afilados, así que ten cuidado al manipularlos. Un par de guantes puede ayudar a prevenir raspaduras y cortes.
  • Algunos pegamentos tienen fuertes emisiones de vapores, de modo que sólo trabaja con estas sustancias en áreas frescas y bien ventiladas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles