Peligros de las ortodoncias de metal

Escrito por mara shannon | Traducido por verónica sánchez fang
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Peligros de las ortodoncias de metal
La ortodoncia puede tener algunos efectos secundarios peligrosos. (teenage girl on cell phone image by Michael Drager from Fotolia.com)

Las ortodoncias de metal tienen ventajas más allá de los simples beneficios estéticos: los dientes bien alineados pueden hacer que sea más fácil masticar los alimentos, tratar el ceceo y otras dificultades del habla y reducir la posibilidad de astillar los dientes frontales. Como cualquier tratamiento, sin embargo, la ortodoncia puede tener algunos efectos secundarios peligrosos. Como un paciente de ortodoncia, debes conocer los posibles problemas y soluciones, y hablar con tu ortodoncista acerca de las preocupaciones que puedas tener.

Otras personas están leyendo

Enfermedades de transmisión sexual

Los alambres de las ortodoncias de metal a menudo punchan y raspan los labios y las mejillas internas. Generalmente, puedes tratar este problema incómodo ajustando los alambres o cubriendo la parte irritante con cera. Estos cortes pueden ser más que una irritación de menor importancia, sin embargo, si eres activo sexualmente. Las pequeñas incisiones dentro de la boca proporcionan una entrada para que las enfermedades de transmisión sanguínea, como la hepatitis y el VIH, entren en el torrente sanguíneo durante el sexo oral o incluso al besar. Además, la ortodoncia puede rayar la boca o los genitales de tu pareja y causar pequeños desgarros en los condones y barreras dentales, incrementando el riesgo contagiarse enfermedades de transmisión sexual, incluso si piensas que estás practicando sexo seguro.

Alergias

Las ortodoncias de metal contienen varios metales, incluyendo níquel, cobre y cromo. Alrededor del 30 por ciento de los pacientes de ortodoncia con perforaciones y del 1 a 3 por ciento de los pacientes de ortodoncia de otro tipo tienen alergias a estos metales, que pueden causar dolor y oídos tapados. Además, incluso los pacientes que no tenían alergias antes de tener estos aparatos pueden desarrollarla en el transcurso del tratamiento. Afortunadamente, las alergias al níquel, el cobre y el cadmio son generalmente leves y fáciles de tratar, cambiando los tipos de metal usados ​​en los aparatos de ortodoncia.

La posibilidad de desarrollar una alergia al látex debido a la exposición al látex de las bandas elásticas utilizadas para los apoyos del metal es mucho más peligrosa. Cerca del 1 por ciento de los pacientes tienen una clase IV de alergia al látex, lo que ocasiona una irritación leve. La clase I de alergia al látex es mucho menos común pero mucho más grave. Los pacientes se vuelven más y más sensibles al látex con cada exposición hasta que la sensibilidad se convierte en una reacción que amenaza la vida. Si tienes una alergia al látex, o te preocupa poder desarrollar una, puedes preguntar a tu ortodoncista si puede usar bandas de goma que no sean de látex.

Caries dental

Debido a que las áreas debajo y alrededor de la ortodoncia y los alambres de metal son difíciles de limpiar, las partículas de comida pueden quedar atrapadas en estas áreas, dando lugar a una acumulación de placa. Esto pone a las personas con este tipo de ortodoncia en un mayor riesgo de caries y enfermedad periodontal. Para evitar este problema, debes evitar los azúcares y cepillarte los dientes a fondo, utilizando hilo dental para llegar a los lugares difíciles alrededor de la ortodoncia y por debajo de los alambres.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles