Los peligros de jugar con fuego

Escrito por jeva anand Google | Traducido por javier enrique rojahelis busto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Los peligros de jugar con fuego
Aprender acerca de los peligros de jugar con fuego puede prevenir desastres. (fire warning image by robert mobley from Fotolia.com)

Nunca es demasiado pronto para enseñarles a tus hijos acerca de los peligros de jugar con fuego. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, los niños menores de 5 años están especialmente en riesgo de sufrir lesiones o incluso la muerte a causa del fuego. Sin embargo, los adolescentes y los adultos también pueden sufrir graves consecuencias. La imprudencia en torno al fuego puede causar daños materiales, repercusiones legales, lesiones graves y también la muerte.

Otras personas están leyendo

Quemaduras de primer grado

Hay tres tipos de quemaduras: de primero, segundo y tercer grado. Una quemadura de primer grado es dolorosa y hará enrojecer la piel, pero eso es la prolongación de la misma. La Clínica Mayo recomienda colocar la zona afectada bajo agua fría, cubrirla con una gasa estéril y tomar un analgésico de venta sin receta.

Quemaduras de segundo grado

Las quemaduras de segundo grado son más graves. En una quemadura de segundo grado, la primera capa de la piel ha sido completamente quemada y la segunda capa se ha dañado. Esto provoca ampollas dolorosas. Si la quemadura es menor que 3 pulgadas (7,5 cm) de diámetro, se puede tratar de la misma manera que una quemadura de primer grado. Si es más grande, la Clínica Mayo, explica, que necesitarás ayuda médica.

Quemaduras de tercer grado

Las quemaduras de tercer grado son muy graves. Las siete capas de la piel han sido completamente quemada e incluso la carne o el hueso pueden haber sido calcinados. Las quemaduras de tercer grado, por lo general, requieren hospitalización. Las víctimas pueden necesitar líquidos intravenosos, ser colocados en una cámara hiperbárica y recibir injertos de piel.

La inhalación de humo

Las lesiones por quemaduras no son la única consecuencia de jugar con fuego. El humo y los gases tóxicos pueden ser igual de mortales. El humo contiene muchos compuestos que irritan las membranas mucosas e afectan el revestimiento de los pulmones. Esto puede llevar a la inflamación de las vías respiratorias hasta que colapsan totalmente. Los incendios producen monóxido de carbono y dióxido de carbono, gases letales que pueden matar en cuestión de minutos. Dependiendo de las sustancias en llamas, también se pueden encontrar otros gases como el cianuro de hidrógeno y el sulfuro de hidrógeno.

Líquidos inflamables

Jugar con líquidos inflamables, como la gasolina, plantea especiales peligros. Un líquido de ignición extiende el fuego rápidamente, a diferencia de un objeto sólido que está en llamas. Además, los líquidos combustibles son mucho más difíciles de extinguir que los sólidos combustibles. Algunas sustancias sólidas como la espuma de poliestireno y el plástico se vuelven líquidos cuando se queman.

Fuegos artificiales

Los fuegos artificiales de consumo no son juguetes. Al igual que todos los combustibles, deben ser manejados con especial cuidado. Lee las instrucciones detenidamente y nunca sostengas un petardo encendido en la mano. Según la Administración de Incendios de EE.UU., los fuegos artificiales mataron a 13 personas e hirieron a 8.500 en el año 1998. Los niños de 10 a 14 años constituyen el grupo de mayor riesgo de lesiones relacionadas con los fuegos artificiales. Las lesiones más comunes son las de las manos, la cara y los ojos.

Daños a la propiedad

No se necesita mucho tiempo para que un pequeño fuego de rienda suelta a su completo potencial destructivo. De acuerdo con el departamento de bomberos de Fairview, Oklahoma, un fuego interior puede alcanzar una temperatura de 1.100 grados Fahrenheit (593 grados Celsius) en sólo 3,5 minutos, y sólo 212 grados F (100 C) ya son suficientes para matar a las personas. El calor puede pasar de una habitación a otra y llegar a 300 grados F (148 grados C) en cuestión de minutos.

Consecuencias legales

Jugar con fuego también puede traer consecuencias legales. Estas consecuencias dependen de la edad del niño, las circunstancias y el daño producido. Si un niño genera un fuego que causa daños a la propiedad o hiere gente, los padres del niño serán responsables de los daños. Cuando el niño cumple los 18 años, la responsabilidad puede ser transferida al joven. Otras consecuencias pueden incluir la libertad condicional o la cárcel.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles