Peligros de la miel de alta fructuosa

Escrito por margo upson | Traducido por jose luis gomez liedo
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

La miel de jarabe de alta fructuosa o HFCS (por sus siglas en inglés) es un derivado del maíz utilizado como edulcorante y preservativo en la mayoría de los alimento procesados. Se volvió popular en la década de 1980 como una alternativa económica y fácil de producir a la azúcar hecha de caña y remolacha. No es lo mismo que la miel de maíz, que puedes encontrar en las tiendas de abarrotes. Aunque la miel de maíz no es saludable, es mucho menos peligrosa que la miel de maíz de alta fructuosa, que se ha vinculado con la diabetes, obesidad y la enfermedad del corazón.

Otras personas están leyendo

Ciencia detrás de los eligros

La miel de maíz de alta fructuosa, esta hecha a base de fructuosa, la azúcar encontrada en las frutas y de glucosa, que viene del maíz. Cuándo se hace la HFCS, se combinan los dos azúcares, generalmente con mas fructuosa. En la fruta, la fructuosa no es tan peligrosa ya que la fibra de la planta detienen la absorción de los azúcares. Sin embargo, cuando se agrega la HFCS a los alimentos procesados y las bebidas, tiene el potencial de causar un daño grave ya que va directamente al hígado, evitando el páncreas, que es el que regularmente procesa el azúcar. Entonces la HFCS se convierte en grasa y se almacena en el cuerpo.

Efectos

De acuerdo con Dana Flavin, PhD un ex asistente del director asociado del buró de toxicología de la FDA (Administración de alimentos y drogas por sus siglas en inglés), "La fructuosa puede tener un menor impacto en el apetito que la glucosa, así que los alimentos procesados ricos en fructuosa pueden contribuir a la ganancia de peso, obesidad y las consecuencias relacionadas al fallar en el manejo del apetito". Y dado que la miel de maíz de alta fructuosa no se trata en el cuerpo como una azúcar común. tiene el potencial de causará mucho daño. El cuerpo nunca recibe la señal de que tiene suficiente comida, así que no hay sensación de "llenado", que acompañaría normalmente a una comida. El edulcorante también impacta los niveles de azúcar en la sangre, causando una urgencia de azúcar. Una vez que pasa esta urgencia, caen los niveles de azúcar, y el cuerpo comienza a buscar más azúcar. El ciclo se puede repetir indefinidamente si la persona no detiene de forma significativa su consumo de miel de maíz de alta fructuosa, que lo puede llevar a la diabetes, hipertensión u obesidad.

Consideraciones

Se están realizando investigaciones acerca de los peligros de la miel de maíz de alta fructuosa. De lo que los investigadores están seguros es que la HFCS es peligrosa. Se encuentra en la mayoría de los alimentos procesados, usada tanto como edulcorante como preservativo. Una lata de refresco de 12 onzas (341 ml) endulzada con HFCS tiene hasta 13 cucharadas de azúcar. Una persona promedio bebe más de una lata al día, sujetando su cuerpo a niveles peligrosos de azúcar. La azúcar extra, además de causar picos de azúcar en la sangre, también se convierte en grasa en el hígado. Este exceso de grasa se reparte en el cuerpo, y la mayoría de ésta termina en la cavidad abdominal, donde cubre órganos internos e incrementa los riesgos de desarrollar diabetes.

Potemcial

Desde los años 1980, se ​​ha añadido a los alimentos en lugar de más edulcorantes tradicionales, el jarabe de maíz de alta fructuosa. Poco después del cambio en los edulcorantes, los estadounidenses comenzaron a aumentar de peso. La epidemia de obesidad se remonta a la adición de HFCS en la dieta estadounidense. Se estima que uno de cada tres niños nacidos después del año 2000 desarrollará diabetes. Con el paso del tiempo comenzará a disminuir el promedio de vida en los Estados Unidos y alrededor del mundo, debido al incremento en las tasas de diabetes y obesidad si no se reduce drásticamente el nivel de fructuosa que se ​​utiliza en los alimentos.

Prevención/Solución

Evitar la ingesta de jarabe de maíz de alta fructuosa es la mejor forma de reducir sus efectos en la salud individual. Puede ser complicado dejar de ingerirla ya que muchos alimento en el súper mercado la contienen. Compra más fruta fresca y vegetales, y aprende a leer las etiquetas. Compara para ver que alimentos tienen la menos cantidad de azúcares. Evita los refrescos y bebidas de fruta (y aún algunos jugos) que contengan una cantidad significativa de HFCS. Aprende a cocinar, y preparar alimentos desde cero. Procura comer menos alimentos blancos, como el pan y el arroz, que tienen mayores niveles de HFCS que sus equivalentes menos procesados. Evita los alimentos procesados, y evita asistir a restaurantes, muchos de los cuales sirven de forma predominante alimentos procesados, para reducirlos aún más de tu dieta.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles