¿Es perjudicial para la salud ingerir demasiadas proteínas?

Escrito por lisa porter | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Es perjudicial para la salud ingerir demasiadas proteínas?
El pescado es una saludable fuente de proteínas. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Tu cuerpo necesita proteínas para reemplazar las células que se van descomponiendo en órganos y tejidos. Desde los Centros para la Prevención y Control de las Enfermedades (CPCE) se recomienda a las mujeres tomar al menos 46 g de proteínas diarias, mientras que la cantidad mínima diaria adecuada para los hombres es de 56 g. Según información de la Clínica Mayo, el aporte proteínico debe suponer del 20 al 35 por ciento de tu ingesta calórica diaria. Aunque la mayoría de las personas consumen más de la cantidad necesaria de proteínas sin que su salud se vea afectada, según los CPCE, una ingesta elevada de fuentes de proteínas no saludables podría resultar perjudicial para la salud.

Otras personas están leyendo

La salud del corazón

Muchas fuentes de proteínas, como la carne roja, los fritos de carne o la piel de las aves de corral, contienen altas cantidades de grasas saturadas. El consumo excesivo de estos alimentos proteínicos grasos puede elevar el LDL, o colesterol "malo", e incrementar el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca. Estas fuentes de proteínas grasas también pueden contribuir a que se produzca un exceso calórico y un aumento de peso, aumentando el riesgo de padecer obesidad y cardiopatías. No obstante, las dietas altamente proteínicas, que se basan sobre todo en la ingesta de proteínas de origen vegetal y limitan los carbohidratos refinados, pueden favorecer la salud del corazón, según se afirma desde la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Diabetes y enfermedad renal

Si eres diabético o te encuentras en los primeros estadios de una enfermedad renal, debes limitar la ingesta de proteínas para que tus riñones no sufran daños. La Escuela de Salud Pública de Harvard te recomienda restringirlas hasta que constituyan únicamente un 10 por ciento del total de calorías de tu dieta si padeces una de estas enfermedades. En los estadios posteriores de la enfermedad renal incluso sería aconsejable reducir aún más la ingesta. Consulta a tu médico para que te recomiende un aporte de proteínas adecuado que atienda tanto a tus características personales como a tu estado de salud.

Cáncer de colon

La Escuela de Salud Pública de Harvard señala que consumir más de 18 onzas (510 g) de carne roja por semana puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de colon. Reserva el consumo de carnes rojas (vacuno, cordero o cerdo) para ocasiones especiales o elimínalas por completo de tu dieta. Evita también las carnes procesadas, como tocino, salchichas o fiambre.

La salud ósea

El cuerpo utiliza calcio para neutralizar los ácidos que se liberan durante la ingestión de proteínas y, en ocasiones, ese calcio procede de los huesos. El resultado de esto es que, a largo plazo, una dieta rica en proteínas puede debilitar los huesos. Un estudio citado por la Escuela Pública de Salud de Harvard reveló que, en un período de 12 años, el riesgo de fracturarse una muñeca era un 20 por ciento más elevado en las mujeres que consumían una cantidad superior a 95 g de proteínas al día que en aquellas cuya ingesta diaria era inferior a 68 g. No obstante, será necesario realizar más investigaciones en este campo para aclarar si realmente existe una relación causa-efecto.

Proteínas saludables

El pescado contiene muchas menos grasas saturadas que otras fuentes de proteínas de origen animal y además proporciona una importante cantidad de ácidos grasos omega-3, que son beneficiosos para el corazón. Una ingesta elevada de estos ácidos grasos puede reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca. La Asociación del Corazón de Estados Unidos recomienda consumir pescado al menos dos veces por semana. Evita el que contenga altos niveles de mercurio, como el tiburón, el blanquillo, el pez espada o la caballa rey. Las aves de corral sin piel, los frijoles y guisantes secos y los productos lácteos bajos en grasa o descremados también proporcionan una buena cantidad de proteínas sin muchas grasas saturadas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles