Los personajes literarios con problemas mentales

Escrito por nicolle napier ionascu | Traducido por cintia ros
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Los personajes literarios con problemas mentales
La literatura a menudo retrata la enfermedad mental de manera fascinante. (book, books -many books image by drx from Fotolia.com)

La literatura ofrece una gran riqueza de personajes que ilustran a la enfermedad mental de una manera interesante y única. Aunque los autores no siempre pueden tener una determinada enfermedad mental en cuenta a la hora de crear un personaje, a menudo labran síntomas que responden a diferentes criterios de diagnósticos. Al utilizar el DSM-IV-TR, el manual de diagnóstico usado por los psicólogos y psiquiatras, se puede echar un vistazo a cómo los personajes en toda la historia literaria han presentado algunos diagnósticos en las categorías principales de la enfermedad mental.

Otras personas están leyendo

Trastornos depresivos

La depresión mayor es una de las enfermedades mentales más comunes. El Centro para el Control de Enfermedades estima que en un periodo de dos semanas, un 5,4% de los estadounidenses de 12 años de edad y más experimenta algún tipo de depresión. Según el DSM-IV-TR, la depresión mayor se produce cuando un conjunto de síntomas que incluyen, pero no están limitados a la desesperanza, desamparo y tristeza crónica han estado presentes todos los días durante más de dos semanas. Al mirar la depresión y la literatura, se pueden encontrar muchos ejemplos de personajes deprimidos. Un ejemplo claro se encuentra en el personaje de Daisy de la novela de F. Scott Fitzgerald "El gran Gatsby". Daisy parece vivir su vida en un estado de indefensión, que rara vez toma decisiones por su cuenta y parece atrapada bajo el punto de vista opresor de las mujeres de la década de 1920. Esto se ilustra por sus pensamientos acerca de su pequeña hija cuando ella dice: "Muy bien... Me alegro que sea una niña, y espero que sea una tonta, es lo mejor que una chica puede ser en este mundo, una hermosa pequeña tonta." Esta declaración revela el sentido de la tristeza y la falta de auto-eficacia que subyace en el personaje de Daisy a lo largo de la novela.

Trastornos psicóticos

Los trastornos psicóticos representan otra categoría importante de la enfermedad mental. Estos trastornos incluyen la esquizofrenia, la psicosis, así como los menos comunes tales como el trastorno delirante y el trastorno psicótico breve. Según el DSM-IV-TR, la psicosis se produce cuando están presentes las alucinaciones visuales o auditivas. Además, el pensamiento a menudo se vuelve absurdo y desorganizado. Los cambios de humor a menudo incluyen la apatía y el deseo de retirarse de la sociedad. A lo largo de la literatura, un buen número de personajes han mostrado esos rasgos. Personajes como Shakespeare, en particular, tienden a tener una relación ligera con la realidad. En la tragedia de Shakespeare, "Hamlet", el personaje principal está plagado de delirios, alucinaciones visuales y paranoia. En un momento conversa con el fantasma que parece que lo siguiera durante toda la obra, diciendo: "El espíritu que he visto puede ser el diablo y el diablo tiene el poder... de mi debilidad y melancolía ya que es muy potente con bebidas alcohólicas, los abusos que me condenan". La diatriba de Hamlet es un ejemplo de la interacción algo ilógica con una aberración y sugiere, en el mejor de los casos, una tenue conexión con la realidad, como se observa en pacientes con psicosis.

Trastornos de la personalidad

Los trastornos de la personalidad representan otra área de la enfermedad mental que describe la forma en que una persona existe en su mundo. Según el DSM-IV-TR, los trastornos de personalidad son: "Un patrón permanente de experiencia interna y de comportamiento que se aparta acusadamente de las expectativas de la cultura del sujeto Este patrón se manifiesta en dos (o más) de las siguientes áreas: (1 ) la cognición (es decir, formas de percibir e interpretar, a otras personas y eventos), (2) afectividad (es decir, la gama, intensidad, labilidad y adecuación de la respuesta emocional), (3) las relaciones interpersonales, y (4) el control del impulso". Los personajes con trastornos de la personalidad están muy extendidos en la literatura. Un ejemplo interesante y entretenido está en Scarlett O'Hara de la novela de Margaret Mitchell, "Lo que el viento se llevó". Scarlett encarna un trastorno de la personalidad en la que ella es histriónica, egoísta y carece de visión de su propio comportamiento. Scarlett muestra esto en la forma en que perjudica a los hombres y las mujeres a su alrededor con el fin de servir a sus propias necesidades.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles