Cómo pintar tu automóvil en tu garaje por menos dinero

Escrito por craig woodman | Traducido por nicolás arellano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo pintar tu automóvil en tu garaje por menos dinero
Como en tu casa, haz lo mismo con tu carro. (Jupiterimages/Pixland/Getty Images)

Un nuevo acabado de pintura en tu automóvil puede hacerlo ver más nuevo y aumentar el nivel de reventa significativamente. Aunque los chapistas profesionales harán un trabajo que se verá bien, el precio hace que no sea una posibilidad para muchas personas. Si pintas tu carro tú mismo con pinceles y rodillos es una opción menos cara, pero es posible que pienses que los resultados no se vean tan bien como lo esperas. Sin embargo, puedes conseguir el estilo que quieras, a un precio acorde a tu presupuesto, si lo haces correctamente.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • 2 cuartas (1,89 litros) de esmalte de pintura sintética
  • Cubiertas para rodillo de espuma en buenas condiciones de 4 pulgadas (10 centímetros) y un rodillo
  • Cinta de pintor
  • Pinceles de espuma de distintos tamaños
  • Aguarrás
  • Distintas láminas de papel de lija de grano 320 y 600 aptas para lijar húmedo
  • Rociador
  • Pulidor orbital
  • Compuesto para encerar de características livianas

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Prepara con cuidado la superficie a pintar. Lava el carro con un jabón libre de cera. Repara las manchas de óxido y arregla las abolladuras. Comienza a lijar con un grano de 320 y comienza a moverte progresivamente a papeles más finos para suavizar los bordes y eliminar los arañazos de manera que no se puedan ver en el acabado final. Retira los elementos que no quieras pintar, como la parrilla y los cabezales de las luces, al igual que las luces de exterior.

  2. 2

    Lija todo el exterior del carro con un proceso de lija húmedo. Utiliza un rociador para mojar la superficie del vehículo y de la lija y comienza a trabajar la superficie con movimientos rectos. Utiliza un grano de 600 para la mayoría de las partes, pero cambia a una lija de 400 si estás teniendo zonas más conflictivas. El objetivo es suavizar la superficie de la pintura y quitar el brillo de manera que haya una mejor superficie para que se adhiera. Lava y seca el carro por completo cuando hayas terminado. Cubre cualquier otro elemento que no quieras pintar con cinta de enmascarar y evita que se pinte.

  3. 3

    Mezcla tu pintura con aguarrás en una proporción de mitad y mitad. Revuelve la mezcla por completo y continúa durante todo el proceso. Si lo haces correctamente, tiene que tener la consistencia de la leche. Llena una bandeja para pintura con la mezcla y embebe el rodillo totalmente. Comienza por el techo y empieza a trabajar con un rodillo de baja presión. Procura pintar siempre contra un borde húmedo, especialmente en superficies más grandes como el techo o el capó. Utiliza un pincel de espuma para las zonas más pequeñas. Cubre todo el automóvil con una capa. Revisa si hay corrimientos u otras imperfecciones y corrígelos pincelando de manera suave o con un rodillo.

  4. 4

    Haz dos o tres capas y deja que la pintura se seque completamente. Con la técnica del lijado húmedo trabaja las superficies pintadas con un grano de 600. Lija todas las imperfecciones, las manchas y las marcas del pincel y el rodillo. Lava el automóvil y deja que se seque. Aplica por lo menos una mano más de pintura. Pon una segunda o una tercera si sientes que el carro no se cubrió completamente. Repite el lijado húmedo cuando la pintura se haya secado.

  5. 5

    Encera la pintura nueva con un pulidor orbital y un compuesto para encerar de características livianas. Utiliza una presión ligera con el capó y ve cambiándolo a menudo. Ten cuidado de no que no se ensucie en la superficie. Lava y seca el automóvil por completo cuando hayas terminado de encerar. Protégelo con una cera automotriz de alta calidad una vez que la pintura haya actuado por completo, que será unos días después.

Consejos y advertencias

  • Utiliza una cinta de enmascarar de buena calidad para cubrir los elementos que no quieres pintar. Si la calidad es mala, es posible que se generen algunas mezclas más ligeras debajo de los bordes. Repite el proceso de lijado húmedo y enceramiento y utiliza granos progresivamente más altos de lija para acabados más suaves y con más brillo.
  • Tómate tu tiempo para la preparación. El trabajo de acabado será solamente tan bueno como la superficie que estás cubriendo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles