Cómo usar pintura artística acrílica en murales de exterior

Escrito por daisy peasblossom fernchild Google | Traducido por natalia navarro
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo usar pintura artística acrílica en murales de exterior
Los murales de exterior añaden interés visual a las zonas urbanas. (Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images)

Las pinturas acrílicas son las preferidas para murales de exterior. Mantienen sus colores brillantes más tiempo que la pintura al óleo y están menos sujetas a descamarse si se aplican correctamente. Algunos tipos de pintura acrílica se pueden usar con un aerógrafo, permitiendo un amplio rango de texturas. Como todas las pinturas, los colores acrílicos se aplican mejor sobre una imprimación, especialmente si la superficie a pintar es porosa. La imprimación debe ser de base de látex o acrílica, no de aceite.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Imprimador de látex o acrílica
  • Pinceles
  • Contrachapado (opcional)
  • Esponjas
  • Pintura acrílica
  • Aérografo (opcional)
  • Papel
  • Lápiz
  • Proyector opaco (opcional)
  • Contenedor
  • Agua
  • Toallas de papel
  • Rodillos
  • Platos de papel
  • Palo de helado o regla
  • Cepillo de dientes
  • Acabado acrílico transparente

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Prepara la superficie que vayas a pintar. Si vas a hacerlo directamente en una pared exterior, repara cualquier grieta en el estuco, cemento o ladrillo. Si la superficie ha sido pintada previamente, intenta descubrir qué tipo de pintura se ha usado. El acrílico tiende a deshacerse o desconcharse de superficies que se han pintado con pintura con base de aceite. Cepilla un poco de tu imprimación y mira si se adhiere. Deja que seque y verifica si se desconcha. Si lo hace, quizás quieras lijar la superficie usando papel de lija, o pintar el mural en una pieza grande de contrachapado de exterior y montarlo en la superficie.

  2. 2

    Aplica el imprimador y déjalo secar. Debería sellar la superficie a pintar, pero no desconcharla. Si pintas un paisaje o vas a tener otro fondo grande, mezcla un poco de color de tus tubos de acrílico con la segunda capa de imprimación para ayudar con el proceso de pintura de la imagen. Por ejemplo, mientras el imprimador sigue húmedo, pon algo de azul cerúleo a lo largo de lo que planeas que sea el cielo. Hazlo más ligero con una esponja de pintor o con una brocha. Si usas un aerógrafo, extiende una capa oscura de azul cerca del cielo y después usa un espray más y más claro mientras vas desde el horizonte hacia arriba, a la parte superior de la imagen. Tan pronto como esta capa se seque, diluye un poco de blanco titanio con agua en un plato de papel, hasta que quede espeso como una sopa. Moja una esponja natural en la pintura y pásala ligeramente sobre la zona del cielo para crear nubes.

  3. 3

    Esboza o proyecta la imagen en la pared. Un proyector opaco puede acelerar de verdad esta parte del proceso, poniendo la imagen que deseas reproducir en la pared y permitiéndote dar tamaño rápidamente a la proyección según el espacio requerido. Después puedes dibujar los perfiles de los espacios en la imagen en la zona que vas a pintar. Si esto falla, tendrás que dibujar a mano alzada sobre la pared o transferir el dibujo usando una cuadrícula.

  4. 4

    Pinta las porciones del fondo del mural primero y después rellena con el primer plano y los detalles. Necesitarás escoger una hora del día en la que el sol no caliente la superficie de la pintura demasiado, y cuando no haga frío o humedad. Esto puede hacerte tener que usar tu tiempo para la pintura corriendo a veces y esperando otras. La pintura acrílica seca muy rápido. Si la pared sigue templada, habrá problemas al extender la pintura. Si la pared está húmeda, las pinturas acrílicas no se unirán bien a la superficie y la imagen se desconchará. Un momento ideal es cuando la pared está ligeramente ensombrecida, pero la superficie y el aire de alrededor son cálidos y secos.

  5. 5

    Usa métodos similares para crear el primer plano. Si creas un paisaje, los verdes se oscurecerán al acercarse al horizonte, haciéndose purpúreos con la distancia. El primer plano inmediato debería ser mucho más claro. Añade detalles usando pinceles pequeños y esponjas. Limpia los utensilios entre colores; ten bastante agua y toallas de papel a mano para esta parte del proceso. Un contenedor irrompible o dos medio llenos de agua son buenos lugares para dejar los pinceles, las esponjas y otros utensilios entre usos. En un día cálido, el acrílico puede secarse rápidamente lo suficiente para dañar el delicado equipo artístico.

  6. 6

    Haz atrevidas pinturas abstractas usando rodillos de varios tamaños. Los platos de papel son excelentes bandejas para pinceles de cerdas y rodillos pequeños. De nuevo, trabaja con rapidez y mantén las herramientas húmedas. Pon textura en las superficies amplias mojando un cepillo de dientes en un tono de pintura que contraste o que sea complementario, y rascando hacia ti con algo plano, como una regla o un palo de helado. Esto causará que las gotitas se despeguen frente a ti en la pintura.

  7. 7

    Protege la pintura rociando o cepillando un acabo acrílico transparente sobre toda ella. Asegúrate de que sea un acabado acrílico; algunos tipos de acabados transparentes se mezclan mal con el acrílico. En una zona donde la imagen puede estar sujeta a polvo o arena, quizás quieras aplicar tres o cuatro capas de acabado protector. Deja que cada una seque antes de añadir otra.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles