Sobre el plan de dieta gratis de cetosis baja en carbohidratos con duración de 30 días

Escrito por aglaee jacob | Traducido por florence e. smith
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Sobre el plan de dieta gratis de cetosis baja en carbohidratos con duración de 30 días
Diseña gratuitamente tu propio plan de dieta cetogénica baja en carbohidratos de 30 dáas. (Thomas Northcut/Lifesize/Getty Images)

Puedes bajar de peso implementando el plan de dieta cetogénica de 30 días gratuitamente. Si tu dieta contiene menos de 50 gramos de carbohidratos diarios, seguro implementarás cetosis, un estado metabólico normal en el cual tu cuerpo utiliza la grasa como su primer fuente de energía. Primero, deberías consultar a tu médico para asegurarte de que una dieta muy baja en carbohidratos sea adecuada para vos, especialmente si estás tomando algún medicamento. Una vez que el médico apruebe tu decisión, puedes comenzar a planear la dieta de 30 días.

Otras personas están leyendo

Cuenta tus carbohidratos

Lo primero que debes hacer es contar los carbohidratos, incluso antes de comenzar con tu plan de dieta cetogénica. Pide un libro prestado a tu biblioteca local, utiliza etiquetas de alimentos o utiliza una base de datos de Internet gratuita para calcular la cantidad de calorías en las porciones de alimentos que ingieres. Incluso puedes descargar una aplicación gratuita para tu teléfono inteligente o iPod Touch para ayudarte a rastrear tu consumo de carbohidratos. En poco tiempo te darás cuenta de que para mantener el consumo por debajo de 50 gramos diarios para inducir la cetosis, tendrás que eliminar los alimentos altos en carbohidratos (entre ellas el azúcar, cereales, verduras a base de féculas, legumbres, frutas, leche y yogur. Puedes ingerir entre 20 y 50 gramos de carbohidratos diarios de verduras no almidonadas tales como brócoli, verduras de hoja verde, coliflor, cebolla y hongos. Apunta a ingerir una o dos tazas de dichas verduras en cada una de tus comidas para conseguir los nutrientes y fibras que tu cuerpo necesita.

Basa tu dieta en las grasas y proteínas

Para inducir la cetosis, tendrás que restringir tu consumo de carbohidratos a menos de 50 gramos diarios. Obtendrás la mayor parte de tus calorías de la grasa, y otras de las proteínas. Ingiere 1 o 2 cucharadas de grasa en cada comida, como aceite de oliva, aceite de coco, manteca, crema o mayonesa. El aceite de coco es una buena grasa a incluir una dieta, al cocinar tus verduras o huevos, por ejemplo, ya que promueve la cetosis. Combina con una porción de 4 a 6 onzas (130,3 a 170 gramos) de proteínas tanto de pescado, mariscos, pollo, carne, huevos o queso. No intentes crear una versión libre de grasa o baja en grasas del plan, ya que la dieta cetogénica necesita ser alta en grasas. Siempre que compres comidas preparadas con salsas, adobos u otros condimentos, busca la tabla de información nutricional para asegurarte de que el contenido de carbohidratos sea apropiado para tu dieta cetogénica baja en carbohidratos.

Prueba de 30 días

Implementar tu propio plan de dieta cetogénica de bajos carbohidratos durante 30 días es una buena forma de determinar si este tipo de dieta te ayuda a conseguir tus objetivos en cuanto a la pérdida de grasa. Durante este período, elimina todos los alimentos altos en carbohidratos que puedan provocar cualquier antojo de tu cocina. Colócalos en una caja en un lugar de dificil acceso, o regálaselos a alguien. Aférrate a las verduras no almidonadas, proteínas y grasas. Conseguir un análisis del porcentaje de grasas en tu cuerpo puede ser costoso, pero puedes simplemente tomarte una fotografía de ti mismo en traje de baño antes de comenzar y al finalizar el periodo de 30 días para ver tu progreso. Además, puedes anotar tu peso y medidas de tu pecho, brazos, cintura, caderas y muslos para evaluar la eficacia de tu dieta.

Comidas cetogénicas bajas en carbohidratos

Para mantenerte por debajo de los 50 gramos de carbohidratos diarios, cada una de tus comidas deben tener no más de 10-15 carbohidratos, la mayoría provenientes de verduras no almidonadas. Aunque las cantidades pueden variar según factores tales como la composición de tu cuerpo y tu nivel de actividad física, cada una de tus comidas debe basarse en 1 a 2 tazas de verduras no almidonadas, 4 a 6 onzas de proteínas (113,3 a 170 gramos) y entre 1 y 2 cucharadas de grasa adicional. Por ejemplo, puedes ingerir huevos, queso, espinaca, hongos y aceite de oliva o salmón ahumado, queso crema, pepino y palta en el desayuno. En cuanto al almuerzo, tus verduras no almidonadas pueden ser verduras de hoja verde, tomates y cebollas verdes, acompañadas de proteínas de atún enlatado, pollo o pedazos de bife, y grasa proveniente de queso, panceta, vinagreta, aceite de oliva, palta o nueces. Para la cena, cocina tus verduras no almidonadas en aceite de coco, o sírvelas con crema o manteca junto con lomo de cerdo, langostinos o bife.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles