DESCUBRIR
×

Cómo las plantas almacenan el exceso de azúcar

Actualizado 23 marzo, 2017

Las plantas, las células y el almidón

Todos los organismos vivientes están formados por unidades llamadas células, que contienen ADN para crear otras células, que son semipermeables, lo que significa que permiten a algunas sustancias llegar a través de la membrana y negar a otras el acceso. Las células vegetales son un poco más complejas. Tienen sub-secciones internamente conocidas como orgánulos y micro-fibras que forman un citoesqueleto en un núcleo unido a la membrana la cual contiene ADN. Los azúcares no utilizados en las plantas son almacenados como almidón, que es considerado que es un azúcar complejo.

Jason Reed/Photodisc/Getty Images

La pared celular

La pared celular de una planta tiene una barrera que se prensa contra la membrana y que la utiliza para mantener una estructura rígida. En el interior de la planta, el exceso de azúcar es almacenado como almidón. Dichos almidones son reconocidos como un componente importante de los alimentos ingeridos en el cuerpo humano, a ser utilizados como energía o almacenada como grasa. Del mismo modo, la planta utiliza estos almidones como fuentes de alimentos almacenados. En los tallos de las plantas leñosas, el almidón también es almacenado para su uso posterior en forma de energía. Los árboles son conocidos por crear azúcar a través de la fotosíntesis; el azúcar no utilizada es transportada a través del floema, almacenada en el tronco o las raíces como almidón y luego regresada de nuevo en azúcar para ser utilizada como energía de nuevo al comienzo de una nueva primavera.

Andy Sotiriou/Photodisc/Getty Images

Glucosa

Las unidades de glucosa en las plantas están vinculadas con enlaces lineales. Cada vez que las plantas necesitan energía para el trabajo de la célula, hidrolizan el almidón almacenado, liberando las subunidades de glucosa. El polímero ramificado estratégicamente de la glucosa utilizada en este proceso es conocido como amilopectina, que junto con la amilosa constituyen los dos componentes principales de almidón, que en sí está hecho de al menos el 70% de amilopectina, constituyendo el grueso de la planta siendo utilizada para almacenar energía.

Jason Reed/Ryan McVay/Digital Vision/Getty Images