DESCUBRIR
×

Cómo podar un almendro

Podar un almendro ayuda a mantener la forma natural del árbol y crea una atractiva cubierta. Si bien podarlo hace que el árbol se vea bien, también lo beneficia ya que fomenta nuevos crecimientos y lo ayuda a mantenerse fuerte contra grandes vientos. Si este árbol no produce muchas almendras durante al año, es esencial que lo podes mucho para estimular el crecimiento de las nueces.

Instrucciones

  1. Poda el almendro durante el primer invierno. Usando tijeras de podar, recorta el tronco principal hasta 3 pies (90 cm) por encima de la tierra y poda los brotes laterales y tallos, haciendo que el árbol se mantenga pequeño.

  2. Poda el almendro maduro todos los inviernos, si así lo deseas. Estos árboles no necesitan ser podados cada año, pero lo necesitan al menos cada dos o tres. Poda los árboles maduros cortando las ramas muertas a lo largo del tronco.

  3. Estimula los nuevos crecimientos del árbol. Quita los brotes y corta hacia atrás las ramas que se crucen. De acuerdo a J.G. Williamson de la Universidad de Florida, cortar hacia atrás requiere quitar las ramas que se encuentren a 1/4 pulgada (6 mm) por encima de los brotes superiores.

  4. Recorta el almendro periódicamente para mantenerlo balanceado y atractivo. Corta las ramas que hayan crecido hacia adentro de la cubierta del árbol, a causa de fuertes vientos. Aléjate del almendro y examina su forma. Pódalo para mantener una forma unificada, recortando las ramas más delgadas.

  5. Expón el árbol a la luz solar para fomentar nuevos crecimientos. Quita todas las ramas que bloqueen la luz necesaria, especialmente si el árbol no produce demasiadas almendras.

Necesitarás

  • Un par de tijeras de podar