Cómo hacer un poema con aliteración

Escrito por rachel greenleaf | Traducido por maría florencia lavorato
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer un poema con aliteración
"Tres tigres" es un ejemplo de aliteración y asonancia. (John Foxx/Stockbyte/Getty Images)

La aliteración es un término poético que significa que los mismos sonidos se repiten, habitualmente al comienzo de una palabra. La "aliteración" también se refiere sólo a los sonidos consonánticos que se repiten, por ejemplo, la "t" en la frase "diente de tigre". "Asonancia" es el término para los sonidos de las vocales que se repiten, por ejemplo, la "e" en la frase "diente suave". La aliteración y la asonancia son dos grandes herramientas que se pueden añadir al sonido y significado de un poema. Dos claves para escribir bien un poema con aliteración es seleccionar los sonidos que van con tus ideas y mezclarlos para que no se repitan demasiado.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Computadora o lápiz y papel

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Ten una lluvia de ideas. Haz una lista de palabras que quieras usar antes de escribir el poema. Intenta hacer una lista con la mayor cantidad de palabras que puedas. No tienes que usarlas todas.

  2. 2

    Elige los sonidos que se ajusten a tus ideas. Algunas palabras tienen sonidos duros, como la palabra "roca", mientras que otras tienen sonidos más suaves, como la palabra "piedra". A pesar de que estas palabras significan lo mismo, pueden añadir diferentes capas de significado a un poema. "Roca roja" tiene un sonido duro, mientras que la "piedra pobre" se siente más suave.

    Si estás escribiendo un poema sobre una tormenta, es posible que desees utilizar palabras que utilicen sonidos de "v" para imitar el sonido del viento que sopla, por ejemplo, "volaba el látigo en el viento". Si estás escribiendo un poema sobre las moscas, es posible que desees utilizar "b" y "z" para reflejar su zumbido.

  3. 3

    Sorprende a tu lector usando palabras que no se vean igual. Recuerda que en la aliteración, cuenta el sonido, no la ortografía. Las palabras que aliteran se pueden deletrear de manera diferente, por ejemplo, las palabras "ceso" y "seso".

  4. 4

    Utiliza la aliteración dentro de la palabra, y no sólo al principio. Un ejemplo es el poema de Sylvia Plath, "Torre negra en tiempo de lluvia." Plath escribe acerca de un pájaro "organizando y reorganizando sus plumas en la lluvia." En esta línea, los sonidos de "r" aparecen en diferentes lugares. Esto es apropiado ya que refleja la forma en que el pájaro "reorganiza" sus plumas.

  5. 5

    Mezcla los sonidos utilizados. Tu poema puede ser muy pesado y cantado si cada palabra en la línea comienza con el mismo sonido.

    Un gran ejemplo de mezclado de aliteración es el famoso fragmento de la rima 39 de Bécquer:

    Mientras se sienta que se ríe el alma, sin que los labios rían; mientras se llore, sin que el llanto acuda a nublar la pupila;

    Aquí Bécquer utiliza una gran cantidad de aliteración, especialmente "r", "l", "s" y sonidos "a". Sin embargo, no los apila en la parte superior de la otra. Esto es apropiado ya que refleja el entusiasmo y el llanto. La variación también hace que el poema sea más interesante de leer.

  6. 6

    Utiliza la asonancia, y la aliteración. Las vocales pueden dar efectos sonoros intensos a los poemas. En el poema anterior, la "a" suena en las palabras "sienta", "alma", "labios" y "llanto". Este sonido ayuda a sentir el poema cenagoso y húmedo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles