Los pólipos después de la menopausia

Escrito por april khan | Traducido por claudia caceres
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Los pólipos después de la menopausia
Hay muchas causas de sangrado durante la menopausia. (mujer image by Marco Antonio Fdez. from Fotolia.com)

Hay muchas causas de sangrado durante la menopausia, la mayoría de las cuales son benignas. Los pólipos uterinos son una de ellas, y tienden a afectar más a las mujeres en las etapas de la perimenopausia (transición de la menopausia, de dos a nueve años antes de la post-menopausia) y la menopausia. Durante las etapas anteriores a la post-menopausia (después de haber fallado un ciclo de por lo menos 12 meses), todavía vas a producir una cantidad adecuada de estrógeno suficiente para provocar la menstruación. Sin embargo, el estrógeno en las primeras etapas de la menopausia son más bajas de lo habitual. Siempre y cuando los niveles de estrógeno permanecen irregulares, se corre el riesgo de desarrollar estos pólipos. En mayor parte, los pólipos uterinos son benignos y fácilmente pueden ser tratados. Estos pólipos pueden reaparecer una vez tratados en algunas mujeres.

Otras personas están leyendo

¿Qué son los pólipos uterinos?

Los pólipos uterinos son crecimientos en forma de bulbos que se adhieren a las paredes internas del útero y sobresalen en la cavidad uterina. Estas son causadas por el crecimiento excesivo de las células en el endometrio (revestimiento del útero). Los pólipos pueden ser tan pequeñas como unos pocos milímetros o tan grandes como varios centímetros. Ellos se unen al revestimiento por una base, o tallo fino. Por lo general, los pólipos uterinos permanecen en el útero, pero a veces pueden caer en la vagina. Los pólipos uterinos son muy comunes en las mujeres de entre 40 a 50 años.

Signos y síntomas

Los pólipos uterinos pueden formarse antes de la menopausia, o después de la menopausia, aunque después de la menopausia las mujeres tienden a tener sólo un leve sangrado o manchado asociados con ellos. Algunas mujeres no tienen síntomas, y algunas mujeres premenopáusicas y perimenopáusicas experimentan ciclos menstruales irregulares, sangrado abundante, sangrado entre períodos, e infertilidad. Dado que las mujeres perimenopáusicas experimentan períodos poco frecuentes e irregulares, ver a tu médico es la única manera de averiguar si estos síntomas son relevantes a los niveles fluctuantes de estrógeno o pólipos uterinos.

Causas

Los investigadores no están muy seguros de qué causa los pólipos uterinos, a pesar de que han concluido que los desequilibrios hormonales afectan en una gran cantidad, por lo que ocurre más en mujeres perimenopáusicas. Los pólipos uterinos son sensibles al estrógeno, como es el revestimiento, al que el pólipo se adjunta. Esto significa que cuando las señales de estrógeno para el revestimiento se espesan y crecen, el pólipo crece también. Aparte de este hecho, otras causas de los pólipos uterinos, siguen siendo desconocidas.

Diagnóstico

Si tu médico piensa que puedes tener esta condición, tendrás que realizar uno o más exámenes médicos para la confirmación. Uno de los primeros exámenes médicos que se hacen es una ecografía transvaginal. La ecografía transvaginal se realiza con un dispositivo con forma de vara que se inserta en la vagina para ver el útero. Además de este examen, el médico puede inyectar agua salada en tu útero, para expandirlo, haciendo la imagen más clara, a este procedimiento se le llama histerosonografía.

Tratamientos

Hay varios tratamientos disponibles para la eliminación de los pólipos uterinos. El primer tratamiento conocido se llama histeroscopia. En este procedimiento, el médico inserta un histeroscopio delgado, iluminado y flexible en el útero a través del cuello uterino. El histeroscopio le permitirá ver los pólipos y removerlos, de inmediato. El curetaje es otro procedimiento que se utiliza para extraer el pólipo. Tu médico te insertará un instrumento de metal delgado con un lazo en el extremo, en el útero para raspar el pólipo de la pared del útero. Este procedimiento lo puede realizar por sí mismo (legrado ciego), o con la ayuda de un histeroscopio. Los pólipos pequeños pueden resolverse sin tratamiento. Aunque los pólipos no son generalmente cancerosos, si en circunstancias excepcionales, las células cancerosas son descubiertas, el útero puede tener que ser eliminado (histerectomía).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles