Cómo ponerse lentes de contacto sin pestañear

Escrito por anthony e. fox, o.d., m.s. | Traducido por maría marcela mennucci
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo ponerse lentes de contacto sin pestañear
Aprende a colocarte los lentes de contacto sin pestañear.

Hay muchos métodos que puedes usar para evitar pestañear cuando te estás colocando un lente de contacto blando. Un lente de contacto es un dispositivo médico y no debería usarse a menos que sea bajo la supervisión de un oculista o un oftalmólogo. Tu oculista te indicará las técnicas apropiadas para el uso de lentes de contacto, pero hay algunos consejos que te ayudarán a colocarte los lentes sin frustrarte.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Espejo
  • Solución para lentes de contacto
  • Estuche para lentes de contacto
  • Toalla de papel libre de pelusas
  • Jabón para manos
  • Gafas o espejo con aumento (opcional)

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Siéntete cómodo tocando tu ojo antes de intentar colocarte un lente de contacto. La mayoría de las personas tienen el reflejo de pestañear que es un mecanismo de defensa natural diseñado para proteger el ojo contra posibles lesiones. Al tocar tu ojo repetidamente, puedes aprender a suprimir este reflejo. Luego de lavar tus manos, siéntate ante una superficie plana con un espejo frente a ti. Mira directamente al mimo y, con tu mano más segura, apoya la punta del dedo mayor en el borde del margen inferior del párpado ubicado en la base de las pestañas. Tira hacia abajo del párpado con tu dedo mayor, asegurándote de que esté firmemente presionado contra el margen del párpado con una porción de la punta del dedo apoyada contra el tejido blanco inferior del ojo. Puedes lograr una mayor apertura de los párpados inclinando tu barbilla hacia tu pecho y mirando hacia arriba al espejo. Usa el dedo índice de la misma mano para golpetear suavemente varias veces el tejido blanco de la porción inferior del ojo. Es importante recordar no tocar la cornea, que es un tejido claro que se encuentra sobre el iris y la pupila, porque esto podría causar una gran irritación del ojo.

  2. 2

    Usa tu otra mano para sostener el párpado superior y evitar el pestañeo. La manera correcta de hacerlo es levantar el codo de tu otra mano por sobre tu cabeza y agarrar el párpado superior con el dedo mayor de esa mano. En lugar de simplemente tocar el frente del párpado, el dedo mayor debería usar un movimiento de gancho, con la punta del mismo descansando sobre el margen del párpado en la base de las pestañas. Una vez que el dedo mayor eleva el párpado, deberías poder descansar ese dedo en la superficie blanca superior del ojo. Usa el dedo mayor para presionarlo con firmeza contra el puente de la ceja para tener más estabilidad del párpado superior. Una vez que te sientas cómodo manteniendo tu ojo abierto usando tu mano menos segura en el párpado superior y la diestra en el inferior, puedes intentar colocarte el lente de contacto.

  3. 3

    Coloca una toalla de papel libre de pelusas en la superficie plana frente a ti, luego saca los lentes del estuche. Oriéntalos de manera que descansen sobre la punta del dedo índice de tu mano más segura. El lente de contacto debería tener la forma de un bol, con los bordes apuntando hacia el techo para asegurarte de que no está dado vuelta. El lente de contacto probablemente está mal orientado si los bordes parecen extenderse hacia afuera diagonalmente, con una apariencia más aguda en los bordes. La mayoría de los lentes tienen letras o números marcados que son legibles cuando se mira hacia la superficie convexa del lente. Cuando está dado vuelta, estas marcas aparecerán al revés cuando se mire la parte exterior del lente.

  4. 4

    Humedece los lentes con solución sumergiéndolos en ella o rociándolos directamente con ella. Para que los lentes de contacto se adhieran al ojo, tu dedo debería estar seco y el lente húmedo. Seca la punta de tu dedo índice de tu mano más segura tomando el lente con tu otra mano y pasando la punta de tu dedo por la toalla de papel libre de pelusas. Una vez que el lente está húmedo y tu dedo seco, usa el mismo método de tomar tus párpados para inciar la colocación del lente.

  5. 5

    Levanta el párpado superior y tira hacia abajo el inferior como se indicó anteriormente. Inclina tu barbilla hacia abajo para ampliar la apertura del párpado y mira hacia el espejo. Acerca el lente de contacto a la superficie frontal inferior del ojo. Apoya suavemente el lente de contacto sobre la superficie ocular inferior. Asegúrate de que los bordes del lente no se doblen al rozarlos con las pestañas. Si presionas firmemente contra el ojo, el lente tenderá a doblarse sobre el dedo. En cambio, toca suavemente el contacto de la parte inferior de la superficie del ojo sin llegar a sentir la superficie del ojo con tu dedo. Una vez que todos los bordes del lente se adhieran al ojo, mueve lentamente tu dedo hacia afuera sin pestañear. Ahora suelta tu párpado inferior y mira hacia abajo de manera que el mismo aplaste el lente contra la superficie del ojo y remueva cualquier burbuja de aire de debajo del lente. En este punto puedes cerrar lentamente tu ojo y luego pestañear sin problemas.

Consejos y advertencias

  • Algunos errores comunes son no secar apropiadamente las puntas de tus dedos o no humedecer correctamente los lentes.
  • Recuerda sostener tu párpado por la base de las pestañas, no sea que se te suelte el párpado.
  • No intentes forzar el lente contra el ojo, ya que sólo harás que el ojo pestañee y el lente se caiga.
  • Acerca mucho tu ojo al espejo para que puedas verlo fácilmente al colocarte los lentes.
  • Para sacarte los lentes de contacto toma los párpados de la misma manera que lo hiciste para colocártelos, luego desliza el lente hacia abajo y tómalo entre las yemas de tus dedos pulgar e índice.
  • La colocación y la extracción de los lentes de contacto rígidos de gas permeable es un procedimiento diferente.
  • Los lentes de contacto son dispositivos médicos y no deberían ser colocados a menos que lo prescriba y supervise un oculista o un oftalmólogo. Cada material y solución de lentes es diferente y no todos los tipos son apropiados para todos.
  • La rutina de usar tu lente de contacto debe estar determinada por tu oculista para evitar lesiones oculares o infecciones. Siempre deberías tener cuidado de no tocar o raspar la cornea.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles