Precauciones para familiares de personas que reciben tratamientos de radiación contra el cáncer

Escrito por pat stanfill edens, phd, | Traducido por sonia andrea riveros varela
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Precauciones para familiares de personas que reciben tratamientos de radiación contra el cáncer
Algunos tratamientos pueden hacer que la leche materna, la orina y la saliva se vuelvan radiactivas. (Radiation flag image by Stasys Eidiejus from Fotolia.com)

Los tratamientos de radiación contra el cáncer incluyen radioterapia de haz externo y tratamientos de radioterapia interna. Cuando los pacientes reciben tratamientos de radiación de haz externo, no se vuelven radiactivos y no son necesarias precauciones para la familia. En cambio, la radioterapia interna utiliza una píldora, líquido, implante o fuente temporal para colocar la radiación en el interior del cuerpo para matar a las células cancerosas, y puede requerirse de ciertas precauciones de seguridad para el personal y la familia mientras el paciente está en el hospital o en casa, de acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer.

Otras personas están leyendo

Tiempo, distancia y blindaje

Las precauciones de seguridad más comunes para prevenir la exposición innecesaria a la radiación son limitar el tiempo cerca del paciente, manteniendo una distancia prudente de 3 a 6 pies (91 a 183 cm) de distancia de la fuente de radiación y utilizar blindaje de plomo para proteger a la familia y al personal.

Radiación interna

La radiación interna se sitúa en alguna cavidad corporal y luego se retira cuando se alcanzan ciertas dosis. Dentro del hospital, una sala privada puede a veces contar con paredes o paneles móviles revestidos de plomo. La familia y los visitantes no se permiten en la habitación cuando la fuente de radiación se introduce en el paciente. Las visitas deben durar solamente 30 minutos o menos al día y deben sentarse o estar de pie lejos del paciente y cerca de la puerta o detrás del panel de blindaje. No se permiten las visitas a niños menores de 18 años o mujeres embarazadas. Cuando se elimina la fuente del paciente, este ya no emite radiación.

Braquiterapia

La braquiterapia utiliza una forma sólida de fuente radiactiva que se coloca dentro del cuerpo, cerca del cáncer. Las fuentes pueden ser implantadas y permanecer en el cuerpo, como las semillas usadas en el cáncer de próstata, o cintas que se desplazan dentro y fuera del cuerpo usando una máquina. Si las semillas se dejan en el cuerpo, la saliva, el sudor y la orina no son radiactivos y no son necesarias precauciones especiales relacionadas con estos fluidos. Con los implantes de semillas, la radiación está contenida dentro de la próstata, pero las mujeres embarazadas no debe tener contacto directo con el paciente. Mantener una distancia de 3 a 6 pies (91 a 183 cm) del paciente se considera seguro para ellas. Los pacientes con semillas implantadas no deben acercarse a niños de 18 años o menos y las visitas deben estar limitadas a menos de una hora, a una distancia de 3 pies (91 cm) o más durante el primer mes, de acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer. Las cintas de material radiactivo se ponen en el cuerpo por medio de catéteres y una máquina, y luego se retiran, por lo que no se requiere de precauciones puesto que no quedado alojada radiactividad en el cuerpo.

Radioterapia sistémica

Tomar una pastilla o líquido radiactivo, así como recibir una solución administrada a través de una vena hace que la saliva, la orina y el sudor sean radiactivos. Se recomienda no compartir el baño con el paciente, el lavado frecuente de manos, no dormir con el paciente ni compartir utensilios de comida. Los requisitos de tiempo y distancia, así como las buenas prácticas de higiene deben seguirse tanto en el hospital como en el hogar. Según el Colegio Americano de Radiología, la radiactividad en la saliva, la orina y el sudor debe desaparecer en 2 o 3 días, pero los bebés y los niños deben evitar el contacto prolongado con el paciente durante varios días más. Los bebés no deben recibir leche materna una vez que se administra la radiación sistémica y las pacientes no deben quedar embarazadas durante un año después del tratamiento.

Pruebas de diagnóstico utilizando radiación

No hay riesgo para los familiares por las pruebas de diagnóstico, como tomografías PET y gammagrafías óseas que utilizan una pequeña cantidad de sustancia radioactiva similar a los rayos x.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles