Prepara un blanqueador para ropa hecho en casa

Escrito por erin watson-price | Traducido por pei pei
Prepara un blanqueador para ropa hecho en casa

Ilumina tus blancos opacos con un poco de jugo de limón.

Photos.com/AbleStock.com/Getty Images

Cada familia posee al menos un remedio casero que se ha ido heredando de generación en generación. Desde el uso de ajo para las picaduras de abeja al del vinagre para el pelo brillante y con cuerpo, los remedios caseros toman ventaja de los ingredientes comunes que se encuentran en el hogar. El mismo principio aplica en este secreto antiguo que te dará ropa más blanca con ayuda de tan sólo un puñado de limones.

Otras personas están leyendo

Sáltate el blanqueador

Además de que existe la posibilidad de que tengas áreas decoloradas en tu ropa de color debido a las salpicaduras, el blanqueador libera gas cloro que es tóxico para el ambiente e irritante para la piel, los ojos y el sistema respiratorio. Si la ropa se lava con blanqueador con cloro dentro de una habitación pequeña como puede ser el baño o el cuarto de lavado donde no hay extractor de aire, los vapores pueden acumularse a niveles potencialmente dañinos. Además, el uso prolongado de blanqueador deteriora la mayoría de las telas y los tejidos.

Limonada para tus prendas

Para quitar las manchas de la ropa, corta un limón a la mitad y frótalo directamente en las áreas afectadas. Para las manchas difíciles como las de pasto y salsa de tomate, agrega un poco de sal a la tela antes de frotar la mancha para transformar el limón en un desincrustante suave. Si no tienes limones frescos a la mano, sustituye el jugo fresco por jugo envasado del que se vende en el supermercado Al igual que con el blanqueador, puedes remojar en el jugo de limón toda la prenda de vestir, sábana o mantel, sin embargo, trabajarás sin temor a que las preciadas piezas que heredaste de tu bisabuela terminen hechas pedazos. Crea una solución de remojo al añadir cinco limones en rodajas o una taza de jugo de limón por cada galón (3,79 litros) de agua caliente. Las prendas deben tratarse durante al menos 30 minutos, pero pueden permanecer sin problemas dentro de la solución durante varias horas. Después del remojo, añade la solución de limón a la lavadora y lava como de costumbre. A diferencia de los blanqueadores, el jugo de limón no afecta el color de la ropa durante el lavado. Si necesitas empapar completamente una prenda que tiene una combinación de blanco y color, prueba el jugo de limón en una zona pequeña para que no tengas duda. El limón no debería desvanecer el color de las telas como lo hace el blanqueador, pero siempre es mejor estar completamente seguro.

El poder del sol

Antes de ir a la playa o a la piscina, muchas mujeres acostumbran aplicarse un poco de jugo de limón en el cabello. El sol se suma a la potencia iluminadora del jugo de limón, produciendo un baño natural de destellos de una forma mucho más rápida que si recurrieran sólo al sol o al limón. Esto mismo sucede con las telas. Antes de enjuagar la solución de jugo de limón, cuelga tu ropa blanca bajo el sol. Todo lo que se necesita es una hora o dos. De hecho, es bastante recomendable que seques al sol tus prendas blancas siempre que sea posible para mantenerlas brillantes sin necesidad de remojarlas en jugo constantemente. Si todavía dudas del poder desmanchador del sol, dobla una toalla de color y déjala en el asiento trasero de tu coche durante un par de meses. Después de ese tiempo, revísala. Notarás que la porción expuesta al sol tendrá un tono notablemente más claro que el resto de la toalla inclusive sin usar jugo de limón.

Opciones adicionales de blanqueamiento

Es un hecho que la adición de vinagre blanco a la lavadora durante el ciclo de enjuague evita que la suciedad y el tinte que se desprende de otras telas se deposite en la ropa durante el lavado y el enjuague. La acumulación de estos depósitos hace que los blancos se oscurezcan y opaquen con el tiempo. Si no tienes limones ni jugo de limón envasado a mano para combatir las manchas, rocía las zonas afectadas con la misma solución de peróxido de hidrógeno que utilizas para limpiar las heridas pequeñas y las raspaduras. El peróxido de hidrógeno es particularmente efectivo en la eliminación de manchas difíciles, como por ejemplo, las de sangre. Añade una taza de bicarbonato de sodio junto con jugo de limón, vinagre o peróxido de hidrógeno al ciclo de lavado. Las burbujas que se generarán funcionarán igual que el blanqueador comercial con oxígeno.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2015 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media