DESCUBRIR
×

Cómo preparar café descafeinado

Actualizado 17 abril, 2017

El café descafeinado es café regular mojado en agua antes de empaquetarlo para remover parte de su cafeína. Aunque el café descafeinado contiene considerablemente menos cafeína que el café regular, retiene entre el 10 y el 20 por ciento de la cafeína natural de los granos originales. Las personas que se ponen muy inquietas después de beber café regular a veces piensan que el café descafeinado es más tolerable, y también lo piensan las personas que desarrollan úlceras en el estómago en respuesta al café regular. Las personas con problemas del corazón a menudo reciben instrucciones de sus doctores para consumir solamente café descafeinado. A pesar de sus beneficios a la salud, algunos bebedores de café se quejan de su sabor más débil y de su acritud reducida.

Instrucciones

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
  1. Coloca tu filtro de café de papel en el espacio asignado en la parte de arriba del filtro de café de goteo.

    Thomas Northcut/Photodisc/Getty Images
  2. Mide la cantidad deseada de granos de café; usa 2 cucharadas generosas por cada 8 onzas (0,23 l) de agua. Alton Brown de The Food Network sugiere amontonar las medidas porque muy pocos granos pueden crear un café amargo; es un consejo particularmente conveniente, considerando el sabor reducido del café descafeinado. Experimenta con esta medida para descubrir cuánto prefieres.

  3. Vierte 1 taza de agua fresca en el recipiente de tu cafetera por cada cucharada de granos de café. Reduce la cantidad de agua para un café más fuerte al gusto, teniendo en mente que el café descafeinado no es tan sabroso como el café regular.

  4. Coloca tu recipiente para el café en posición sobre la placa calefactora y bajo el compartimiento que contiene los granos de café. Si no lo haces, tu café caerá en la placa calefactora apenas comiences a prepararlo y causará un gran desastre.

  5. Enciende la cafetera para iniciar el proceso de preparación. Gota por gota, el agua pasa a través de los granos hacia el recipiente para el café. Pronto notarás el rico aroma del café.

  6. Espera hasta que el líquido termine de prepararse. Algunas cafeteras trabajan más rápido que otras, pero el proceso requiere aproximadamente 1 minuto por taza. No toques ni intentes mover el recipiente para el café mientras se prepara ni intentes acelerar el proceso de ninguna manera; la preparación lenta es crucial para el desarrollo del fuerte sabor del café.

  7. Apaga la cafetera y remueve el recipiente para el café del plato calefactor apenas termine el proceso de preparación.

  8. Prueba tu café. Si está demasiado fuerte para tu gusto, añade agua caliente lentamente para reducir el sabor. Detente y prueba el café cada 1 o 2 segundos para evitar aguarlo demasiado.

  9. Sirve tu café descafeinado inmediatamente, teniendo en mente que el café pierde su sabor mientras se queda quieto y el café descafeinado lo pierde doblemente. El café retiene su sabor solo por 1 hora después de haber sido preparado, así que no lo guardes en el refrigerador o intentes usarlo luego en el mismo día.

  10. Descarta el filtro de café de papel y los granos de café humedecidos.

Advertencias

  • Nunca intentes remover el recipiente para el café en el medio del proceso de preparación para llenar solo una taza. Si no esperas hasta que todo el líquido termine de prepararse, harás un desastre y te arriesgarás a sufrir quemaduras serias.

Necesitarás

  • Una cuchara medidora de 1 cucharada
  • Granos de café
  • Un filtro de café de papel
  • Una cafetera de goteo
  • Una taza medidora de líquido