Cómo preparar leche en polvo no instantánea

Escrito por athena hessong Google
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

La leche en polvo viene en dos variedades, instantánea y no instantánea. La diferencia entre ellas reside en la capacidad que tiene cada una de mezclarse con agua para crear leche. La instantánea sólo requiere que la revuelvas bien para disolver el polvo completamente, pero la otra necesita un poco más de trabajo. Si la mezclas correctamente, puede saber tan deliciosa como la leche fresca. Una vez que la has preparado, puedes usarla de la misma manera que usarías la leche común; para beberla, con el café o para algunas recetas. La diferencia reside en que puedes mantenerla durante varios meses, en un lugar fresco y seco, hasta que la necesites.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una licuadora
  • 3 cucharadas de polvo de leche no instantánea
  • 1 taza de agua fría
  • Una jarra
  • Un batidor

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Vierte en la jarra de la licuadora 3 cucharadas de leche en polvo y una taza de agua fría, para cada taza de leche que desees.

  2. 2

    Mezcla a baja velocidad durante 10 segundos, o hasta que el polvo se disuelva. Transfiere la leche preparada y refrigérala durante cuatro horas antes de servirla.

  3. 3

    Otra opción consiste en verter 1/2 taza de agua en una jarra y espolvorear la leche en polvo en la superficie.

  4. 4

    Bate el polvo y el agua, mientras agregas la media taza de agua restante en la jarra. Déjala reposar al menos durante cuatro horas en el refrigerador, para que aumente el sabor.

  5. 5

    Puedes guardar la leche preparada en el refrigerador hasta por una semana.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles