Cómo preparar risotto de pollo

Escrito por emily watson | Traducido por silvina ramos
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo preparar risotto de pollo
El risotto de pollo es un plato simple, pero muy sabroso. (John Foxx/Stockbyte/Getty Images)

Puedes preparar risotto, un clásico plato italiano, si cocinas el arroz en caldo. Sólo necesitas unos pocos ingredientes e incluso puedes adaptarlo según tu gusto. El risotto de pollo cumple con los mismos principios del risotto básico, pero puedes mejorarlo con trozos de pollo cocido justo antes de servirlo. La combinación del arroz cremoso y suave junto a la textura húmeda y consistente del pollo componen este plato popular que se puede preparar con poco esfuerzo.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Horno
  • 6 pechugas de pollo pequeñas
  • Placa para hornear
  • Pizca de sal y pimienta
  • Rocío de oliva
  • Cacerola
  • Sartén de base pesada
  • Cuchara de madera
  • Cucharón
  • 1,1 litros de caldo de pollo o de vegetales
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla picada fina
  • 2 dientes de ajo picados finos
  • 1/2 cabeza de apio picado fino
  • 14 onzas (397 g) de arroz
  • 2 copas de vino blanco
  • Pizca de sal
  • Termómetro para carnes
  • 2,5 onzas (71 g) de mantequilla
  • 4 onzas (113 g) de queso parmesano rallado

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Precalienta el horno a 350 grados Fahrenheit (176 grados Celsius). Enjuaga las pechugas de pollo con agua fría y luego sécalas con leves palmadas. Colócalas en una placa para hornear y condimenta con sal y pimienta, luego rocía aceite de oliva en la superficie de cada pechuga. Coloca la placa en el horno y fija el reloj del horno en 20 minutos.

  2. 2

    Calienta el caldo en una cacerola y mientras coloca la mantequilla y aceite de oliva en la sartén para calentarlos lentamente. Cuando la mantequilla comience a derretirse, añade ajo picado, cebolla y apio en la sartén. Lentamente saltea los vegetales a temperatura media hasta que estén blandos, pero no marrones. Utiliza una cuchara de madera para mezclar suavemente y girar los vegetales durante la cocción.

  3. 3

    Agrega el arroz cuando los vegetales estén blandos, después de 15 minutos. Sigue mezclando el arroz con una cuchara de madera y después de un minuto el arroz se verá más claro. En este momento añade el vino, sigue revolviendo y deja que el alcohol se evapore mientras el arroz absorbe los sabores del vino.

  4. 4

    Añade un poco del caldo caliente y una pizca de sal al arroz una vez que el vino haya sido absorbido. Utiliza un cucharón para hacer esto. Baja el fuego para que se cocine a fuego lento y evitar que la superficie exterior del arroz se cocine demasiado rápido. Añade otro cucharón de caldo y sigue mezclando hasta que el arroz haya absorbido el caldo. Continúa este proceso durante aproximadamente 15 minutos; agrega lentamente el caldo y mezcla para que sea absorbido por el arroz.

  5. 5

    Prueba una cucharada del arroz para verificar si está cocido. Debería estar cremoso y suave, pero levemente duro en el centro. Si te quedas sin caldo antes de que esté cocido el risotto, añade agua hirviendo con el mismo método. Mientras tanto, el reloj del horno debería sonar en este momento para recordarte retirar el pollo del horno. Utiliza un termómetro de carne para verificar si la temperatura es de 160 grados o más. Los jugos deberían verse claros también. Corta rodajas finas de las pechugas de pollo y agrégalos al risotto.

  6. 6

    Retira el risotto del fuego y agrega mantequilla y queso parmesano, mezcla bien para asegurar que todos los sabores y texturas se combinen. Coloca la tapa en la sartén y deja que el risotto descanse dos minutos, lo que ayudará a que el plato adquiera una textura rica y cremosa. Sirve inmediatamente después del reposo para que se pueda disfrutar caliente.

Consejos y advertencias

  • No dejes de vigilar el risotto, ya que el arroz puede quemarse si no se revuelve regularmente.
  • Mantén el pollo crudo lejos de otros alimentos y utiliza una superficie de trabajo aparte. Lava tus manos inmediatamente antes y después de tocar el pollo crudo para evitar la contaminación cruzada de una bacteria dañina.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles