Cómo prepararse para un ayuno frutal de forma segura

Escrito por pablo gowezniansky
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo prepararse para un ayuno frutal de forma segura
El ayuno de frutas rejuvenece la mente y el cuerpo. (Trinette Reed/Blend Images/Getty Images)

Un ayuno es una decisión que tomas para tu bienestar físico y emocional. Es por lo tanto una depuración, y toda depuración es un canto a la vida. ¿Quieres sentirte mejor? ¿Estar con más energía? ¿Armonizar tu cuerpo y tu mente? Si lo haces de manera responsable y cuidada, un ayuno te brindará todo eso y mucho más. Te pondrá en contacto contigo y con tus sentimientos, te ayudará a liberar ese peso que tal vez tengas de más y emociones que puedan estar estancadas. Te invito a que seas responsable contigo y con tu cuerpo, y que lo hagas con conciencia. Estás tomando una valiosa decisión que te llevará por la senda del autoconocimiento y la sanación. ¡Adelante! Aprende cómo hacer un ayuno de frutas de forma segura.

Cómo prepararse desde la mente

Cómo prepararse para un ayuno frutal de forma segura
Los ayunos fortalecen el estado mental. (www.angelaorecchio.com)

Aunque a simple vista un ayuno parezca un proceso físico, todo ayuno es esencialmente un trabajo mental. Por eso, para comenzar a prepararlo, primero debes estar emocionalmente dispuesto y racionalmente seguro. Cuando encaras un ayuno tienes que hacer un pacto contigo mismo; si pudieras pasar ese pacto a un contrato escrito, debería decir: "acepto los términos y condiciones y me comprometo a terminar el ayuno de manera progresiva y cuidada, y a no faltar a ninguna de las cláusulas". Es importante que estés seguro de lo que haces. Son tu determinación y tu confianza las que te llevarán a realizarlo correctamente, de principio a fin. Si te sientes seguro de que es para ti, entonces sigue leyendo para enterarte de la mejor manera de realizarlo. Recuerda: si tienes dudas, asesórate con un profesional que haya guiado ayunos anteriormente. La mayoría de las veces esta es la mejor manera de llevarlo a cabo.

Cómo preparar el cuerpo

Cómo prepararse para un ayuno frutal de forma segura
Cuidar tu cuerpo durante el ayuno es muy importante. (expertbeacon.com)

El proceso de preparar el cuerpo implica acostumbrarlo a la ingesta de líquidos. Como la fruta es un 70% de agua, durante cada día te irás preparando para el día del ayuno, en el que ingerirás sólo frutas, y para esto tendrás que ir pasando de lo sólido a lo líquido de forma gradual. De esta manera, harás una transición suave que le permitirá a tu cuerpo realizar este proceso en armonía y sin forzarse. Cuando termines el ayuno, volverás a lo sólido de forma gradual, y así completarás el ciclo de manera ordenada.

Día 1: verduras

Cómo prepararse para un ayuno frutal de forma segura
Ten a mano las verduras que te gusten durante el ayuno. (Dave & Les Jacobs/Blend Images/Getty Images)

Si estás habituado a comer carnes o comida procesada, este día es de vital importancia. Si quieres pensarlo así, en este día estarás comenzando tu ayuno, aunque técnicamente podrías pensar que comienza en el "Día 3: sólo frutas". Pero este es el primer día de transición. Durante la mañana hasta la noche, habrás de consumir solamente verduras y frutas, y nada más. No tomarás carne ni lácteos ni frutos secos; esto se debe a que las verduras y las frutas tienen cadenas de aminoácidos simples que tu cuerpo puede procesar más fácilmente. Y lo que buscas con tu ayuno es tener digestiones fáciles, de modo que tu limpieza sea mayor. Comerás de manera consciente, estando atento a cada bocado, masticando bien, y buscando llenar tu estómago hasta un 70 o un 80% de su capacidad, y no más que eso. A la mañana puedes tener un desayuno frutal. Al mediodía, consume verduras cocidas al vapor con una ensalada cruda con muchos colores. Puedes consumir dos rebanadas de pan integral, si gustas. Puedes aderezarla con aceite, limón y sal. Luego, deja pasar tres o cuatro horas y consume una merienda frutal. A la mañana es mejor consumir cítricos y frutas ácidas, como pomelos, naranjas, mandarinas, frutillas. A la tarde lo ideal es consumir frutas neutras como la manzana y la pera, o dulces como banana, durazno (también conocido como albaricoque) o mango. Para finalizar, puedes tener una cena frugal: verduras al vapor con una ensalada cruda, liviana.

Día 2: frutas y sopas

Cómo prepararse para un ayuno frutal de forma segura
Hay sopas deliciosas que puedes prepararte. (Purestock/Purestock/Getty Images)

En el día dos pasarás a una mayor ingesta de líquidos. De esta manera te prepararás para el "Día 3" en que sólo consumes frutas; recuerda que las frutas son mayormente agua, y para que tengas una buena digestión y tu cuerpo las asimile mejor, esta preparación es muy importante. Más adelante, cuando hayas realizado otros ayunos, irás viendo cuánta preparación necesita tu cuerpo. Pero para comenzar debes seguir estos pasos lo más concienzudamente que puedas. Por lo tanto, en este día irás aumentando la ingesta de frutas. Otra vez a la mañana tomarás sólo frutas. Si quieres una infusión, como un té de hierbas, puedes hacerlo. También puedes tomar uno para la merienda, y un té digestivo en el mediodía y a la noche, luego de las comidas. Por ejemplo: manzanilla con menta piperina o marcela con incayuyo. En este día serás más consciente con tu consumo de frutas. No mezclarás en el desayuno ni en la merienda frutas ácidas con frutas dulces, ya que requieren procesos digestivos distintos y a tu organismo le cuesta más procesarlas si las consumes juntas. La fruta se digiere en 30 minutos; por lo tanto, si consumes naranjas y mandarinas, o ciruela y kiwi (frutas ácidas), luego deberás esperar 30 minutos, que es lo que dura la digestión. Una vez que las hayas digerido bien, puedes consumir fruta dulce, como, por ejemplo, durazno, banana o uva. Si consumes melón o sandía, ten en cuenta que estas frutas son las más acuosas de todas, tienen un 90% de agua y se digieren más rápido que ninguna; por lo tanto, al tener procesos digestivos más veloces, y para que nada interfiera en su correcta digestión, debes consumirlas solas. Espera treinta minutos luego de haber tenido tu ración de frutas (ya sean ácidas o dulces) y consume melón o sandía. Notarás lo fácil que le resulta a tu cuerpo digerir estas frutas, siempre y cuando lo hagas con el estómago vacío. Para el almuerzo, consume las verduras en forma de sopa, y haz hincapié en tomar el líquido y en ingerir menos cantidad de verdura que en el día anterior. También puedes consumir una ensalada cruda, pero no incorpores brócoli o coliflor crudos, ni ninguna verdura que a tu cuerpo le cueste su digestión. Tienes que comer muy liviano y simple. A la noche ten una cena primordialmente líquida. Tu cuerpo ya estará preparado para el día crucial.

Día 3: sólo frutas

Cómo prepararse para un ayuno frutal de forma segura
Las frutas son el alimento que más fácilmente podemos digerir. (www.sayidy.net)

Lo ideal es que este día sea un sábado o un domingo, o algún día en que no trabajes. Es importante que puedas estar relajado y atento a tus emociones. Toda la preparación desemboca aquí, día en que ingieres solamente fruta. Recuerda no mezclar la ácida con la dulce. Como la fruta es el alimento que más rápido se digiere, tomando sólo 30 minutos, aguarda ese tiempo entre tu ingesta de la ácida y la dulce. Si gustas, puedes mezclar ácidas con ácidas y dulces con dulces. Ten en cuenta que la manzana es considerada neutra; por lo tanto, puedes usarla tanto para combinar con la ácida como con la dulce. En el día de hoy, mientras más líquida sea tu ingestión, mayor será la limpieza en tu ayuno. Si lo haces en forma de jugos, mejor. Pero esto no es del todo necesario. También puedes consumir la fruta entera. Procura mantenerte descansado y con la voluntad firme; no hagas esfuerzos físicos excesivos, ya que si no estás acostumbrado podrías desgastar mucho tus energías físicas y psíquicas, lo que nunca es bueno en un ayuno. Pasa un día agradable de descanso y tranquilidad; dedícate al ocio relajado y fíjate cómo te sientes. Consume a la mañana principalmente frutas ácidas y a la tarde/noche frutas dulces; de esta manera el cuerpo las digerirá mejor. No te atiborres; come hasta sentirte saciado y dale descansos a tu cuerpo. Si sientes que necesitas una infusión, puedes tomarla. Hoy es un día de disfrute; tómatelo con calma y pásatelo bien.

Día 4: frutas y sopas

Cómo prepararse para un ayuno frutal de forma segura
Tienes que volver gradualmente a lo sólido tras el ayuno. (vidaraw1.wordpress.com)

Siguiendo el esquema de preparación, hoy es el primer día en que sales del ayuno. A la mañana desayuna frutas y, si quieres, una infusión. Al mediodía tómate una sopa con algunas verduras. Esta es la primera ingesta de sólido; por lo tanto, mastica concienzudamente, come sin distracciones y agradécele a tu cuerpo por haberse portado tan bien. Si sientes una necesidad de algo aún más sólido, acompaña la comida con dos rebanadas de pan integral, pero no más. A la tarde merendarás fruta y a la noche unas verduras al vapor. Si quieres, puedes echarle un poco de queso derretido encima, pero no te excedas. Mientras más relajada sea la transición a lo sólido, más seguro será el proceso que estás realizando. Descansa bien y prepárate para tu último día.

Día 5: verduras

Cómo prepararse para un ayuno frutal de forma segura
Volver a los sólidos es importante para continuar con tu vida. (dietstips.info)

Hoy es el último día de transición hacia tu dieta habitual. Es importante que aún hoy no consumas ningún alimento procesado, ninguna comida enlatada, ni carne, ni tampoco alcohol. Todo eso conlleva una digestión difícil, y estás saliendo de un ayuno cuidadoso. Mientras mejor lo termines, mejor te sentirás y más sentido habrá tenido todo el proceso que con tanto esfuerzo y dedicación has iniciado. Puedes desayunar como acostumbras; si sueles tomar un café, puedes hacerlo. Si desayunas tostadas con mermelada o queso, hazlo. Pero no consumas más de unas pocas rebanadas y tómalas ¿ lentamente. Al mediodía puedes consumir, por ejemplo, unas papas y calabaza cocidas con mantequilla encima y unas rebanadas de pan integral. Si lo prefieres, puedes tomar unos sandwiches de pan integral con cacahuate, pepino y tomate. Permítete tener un almuerzo sano y nutritivo, pero hazlo sin excesos. A la tarde puedes merendar como habitúas a hacer diariamente. Si consumes galletas o barras de cereal, mejor déjalas para el próximo día, y hoy concéntrate en comida más natural, que sea lo menos procesada posible. A la noche tómate una cena liviana. Si estás muy ansioso por consumir carne, ponte una porción pequeña con ensalada cruda. Esta ayuda a la digestión de las proteínas animales, y si consumes poca cantidad de carne tu digestión podrá ser liviana y adecuada. ¡Y listo, ya habrás terminado tu ayuno! ¿Cómo te lo has pasado? Lo aconsejable para mantener el cuerpo sano y la mente en buena forma es que hagas un ayuno frutal por mes. Estas indicaciones te servirán para hacer este proceso todo lo seguro que puede ser. A medida que vayas teniendo experiencia, ya verás qué te resulta mejor, y si necesitas más o menos días de transición. Sea como sea, lo habrás logrado. Permítete celebrarlo, aunque sin excesos. Mientras más sana sea tu alimentación, más fácil te resultarán tus futuros ayunos y mejor te sentirás.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles