Cómo presentar la comida igual que en un restaurante de cinco estrellas

Escrito por elizabeth sobiski | Traducido por mila guevarian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo presentar la comida igual que en un restaurante de cinco estrellas
Ejemplo de un plato presentado de forma profesional. (Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

Puedes reproducir las técnicas de un chef de restaurante de cinco estrellas con tan sólo un poco de práctica y algunos conocimientos específicos. Los chefs saben que la forma de presentar la comida es una parte esencial de la experiencia de comerla. La clave de la presentación está en conseguir que los alimentos tengan tan buena presencia como sabor. En cada plato debe haber equilibrio, concentración y fluidez.

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Platos, preferiblemente blancos o en tonos tierra

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Utiliza un plato grande. La idea no es llenarlo con comida, sino más bien tener espacio para realizar una buena presentación. No amontones ni apiñes los alimentos en el plato. Es admisible, e incluso deseable, que los alimentos se toquen, pero no hasta el punto de que resulte "asfixiante".

  2. 2

    Piensa en el plato que vas a preparar como si fuera una cara sonriente. Aquí es donde el equilibrio, la concentración y la fluidez entran en juego. Por ejemplo, cuando hagas la presentación de un plato principal, coloca los componentes ricos en féculas (arroz, patatas, etcétera) en la posición de las diez de un reloj, pon la carne a las dos y las verduras a las seis. Para conseguir un efecto visual aún más atractivo, vierte la salsa de la carne después de poner los alimentos con fécula, coloca la carne sobre la salsa y, por último, pon las verduras.

  3. 3

    Utiliza alimentos que resulten atractivos a la vista. Si son todos del mismo color, no provocarán el mismo efecto que un plato con distintas tonalidades. Por ejemplo, un poco de puré de patata cremoso con unas chuletas de cordero perfectamente cocinadas, realzado todo ello con un salteado de espinacas con ajo y un chorrito de reducción de vinagre balsámico tendrá una apariencia mucho más tentadora que un plato de arroz blanco esponjoso con pechuga de pollo cocida y glaseada con una salsa de crema. El emplatado ya comienza con la elección del menú; tenlo en cuenta al decidir los platos que vas a elaborar.

  4. 4

    Pon los alimentos en capas para conseguir altura. Por ejemplo, pon las coles de Bruselas sobre unas chuletas de cordero que estén, a su vez, sobre un montoncito de chirivía batida. Los distintos componentes del plato deben estar visibles para poder ser identificados, sin que haya ni un solo elemento que esté completamente cubierto por otro.

  5. 5

    Incluye algunos ingredientes de la receta en la decoración. Por ejemplo, si se trata de un pollo asado con limón y tomillo, para adornar el plato puedes utilizar una rodaja muy fina de limón y un poco de tomillo fresco. Así los comensales también sabrán qué sabores van a percibir al degustarlo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles