Prevención de la corrosión en tubos de hierro y bronce

Escrito por amy rodriguez | Traducido por mike tazenda
Prevención de la corrosión en tubos de hierro y bronce

Los caños metálicos se pueden corroer.

Comstock/Comstock/Getty Images

Los tubos típicamente mueven mezclas de líquidos de forma segura entre destinos, para fines como transportar petróleo crudo o abastecer de agua a un pueblo. Para la construcción de tubos hay muchas opciones de materiales, incluyendo el bronce y el hierro. Sin embargo, los metales distintos tienden a corroerse los unos a los otros a través de un proceso llamado electrólisis. Los obreros deben usar técnicas de prevención de la corrosión para asegurar la integridad estructural del caño con el tiempo.

Otras personas están leyendo

Corrosión por electrólisis

El proceso de electrólisis ocurre entre dos metales distintos expuestos al agua. Como muchos caños transportan agua, o están instalados de forma subterránea en el suelo húmedo, la electrólisis es una preocupación a la hora de instalar cañerías. En particular, el bronce y el hierro son parte de la Serie Galvánica. La Serie Galvánica es una lista de 12 metales distintos que comparten electrones entre sí y producen acción corrosiva. El hierro está en el 4to puesto, mientras que el bronce está 9no. Como resultado, el metal con mayor número corroerá al metal con menor número. El hierro liberará electrones al bronce, generando corrosión sobre las tuberías de hierro.

Consideración del área superficial

La corrosión se puede prevenir de distintas maneras. Un método consiste en mantener un área superficial pequeña para el metal de número bajo, en comparación con el metal de número alto. Cuanta menos exposición haya entre los dos metales, más se reducirá la probabilidad de corrosión. Por ejemplo, usa más bronce en las cañerías, en comparación con la superficie del hierro. Una menor exposición del hierro al bronce minimizará la electrólisis.

Aditivos del agua

Los aditivos como el flúor en el agua potable incrementan la probabilidad de corrosión. Sin embargo, otros aditivos del agua corriente contrarrestan a los fluoruros. Los fosfatos y varios carbonatos, como el de sodio, reaccionan químicamente con los metales de la tubería, aportando un inhibidor corrosivo para el bronce y el hierro.

Silicatos

Los silicatos son otro inhibidor de la corrosión que se puede agregar a las fuentes de agua en pequeñas cantidades. Aunque los fluoruros puros fomentan la corrosión, los fluorosilicatos son una forma de fluoruro con agregado de sílice. El sílice combate la corrosión estabilizando las reacciones químicas entre el agua y el material de la tubería. De acuerdo con el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, el 92% del flúor en el agua tratada es técnicamente un aditivo basado en fluorosilicatos.

Acidez

Los departamentos municipales de agua deben regular el nivel de pH del agua que se transporta a través de cañerías de bronce o hierro. El pH es la medida de la acidez o alcanilidad de un líquido. El agua con una mayor acidez, o falta de moléculas de carbonato de calcio, es más susceptible a la corrosión en torno a las cañerías. El agua con una mayor tendencia alcalina tiende a resistir los daños de la corrosión en las cañerías.

Beneficios

La prevención de la corrosión asegura la integridad estructural de las cañerías. La corrosión excesiva puede evitar los daños a los tubos, causando fugas costosas y reparaciones. Además, la corrosión puede contaminar el agua potable, causando enfermedades.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2015 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media