Cómo prevenir escaras en los ancianos

Escrito por dawn morton | Traducido por laura gonzalez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo prevenir escaras en los ancianos
Los pacientes postrados corren riesgo de úlceras de presión. (Creatas Images/Creatas/Getty Images)

Las escaras, también llamadas úlceras de presión o úlceras de decúbito, son áreas de piel que se rompen debido a la presión prolongada en la piel y los tejidos. La presión continua e inexorable en una zona del cuerpo reduce la corriente sanguínea. Cuando la sangre no fluye a la piel y los tejidos, se daña, muere y comienza a ulcerarse. Es un problema muy serio para la gente que está postrada en la cama, o que pasa mucho tiempo en una cama o una silla de ruedas y no puede cambiar su propio peso. Las escaras se miden en niveles de seguridad, de superficial a profunda. Esto se basa en el tamaño, cantidad de daño y su reversibilidad.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Controla a diario el cuerpo del paciente para detectar signos de piel comprometida. Las áreas de mayor riesgo son los lugares donde hay una prominencia ósea, como los talones, los codos y las caderas. Busca áreas de piel ulcerada, así como también zonas enrojecidas; estas pueden indicar signos tempranos de tejido dañado.

  2. 2

    Sé cuidadoso con la piel del paciente. Al bañarlo, no lo frotes con un paño; en cambio, utiliza una esponja suave y seca la piel. Después del baño, seca con suaves golpes y asegúrate de que todas las áreas del cuerpo estén completamente secas. Usa una crema hidratante sobre la piel y trata de no bañar al paciente todos los días.

  3. 3

    Prepara una dieta saludable, con las calorías adecuadas. Una dieta saludable debería incluir una gran cantidad de proteínas y vitaminas C. Asegúrate de que el paciente beba mucha agua, varios vasos al día, para mantenerse hidratado. Una buena dieta puede ayudar a prevenir las úlceras por presión. También las ayudará a sanar.

  4. 4

    Observa si hay problemas de ropa. Esto puede incluir ropa que es demasiado apretada o demasiado floja. Las prendas sueltas puede agruparse y arrugarse, añadiendo más presión a las zonas óseas. Ten cuidado con las costuras gruesas, cremalleras o botones que pueden presionar la piel cuando la persona está sentada o reclinada.

  5. 5

    Utiliza un colchón de espuma o almohadilla en la cama, o una que esté llena de aire o gel. Ubica almohadones entre las piernas si el paciente yace sobre un costado. Si está sobre su espalda, ponle almohadones en los talones, cóccix, hombros y codos.

  6. 6

    Cambia la posición del paciente cada una o dos horas para aliviar la presión en cualquier punto determinado. Por ejemplo, girar el paciente de su izquierda a la derecha debería aliviar la presión en todas las áreas comprimidas.

  7. 7

    Llama al médico inmediatamente si notas cualquier signo de úlceras por presión, como piel esponjosa, piel enrojecida, piel caliente o signos evidentes de ulceración, como heridas abiertas, secreción o sangrado. Estas deben ser tratadas rápidamente, y el doctor puede aconsejarte qué cambios debes hacer en el plan de cuidado del paciente para evitar daños mayores.

Consejos y advertencias

  • Cuando muevas a una persona postrada en cama, usa una sábana para evitar el estiramiento o desgarro de su piel frágil.
  • No asumas que un paciente no tiene riesgo de desarrollar úlceras por presión, sólo porque él dice que se siente cómodo en la cama. Las zonas de riesgo pueden presentar entumecimiento y el paciente no sentirá ningún dolor u hormigueo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles