Los primeros elementos usados ​​para hacer tatuajes

Escrito por rachel watkins | Traducido por javier enrique rojahelis busto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Los primeros elementos usados ​​para hacer tatuajes
Los primeros artistas del tatuaje utilizaban peines, agujas y cinceles en vez de pistolas de tatuaje. (Photodisc/Photodisc/Getty Images)

La historia de los tatuajes se remonta a más de 5.000 años atrás. Las momias de muchas culturas diferentes tienen variados diseños aplicados de diversas maneras, sin embargo, la función básica de todas las herramientas del tatuaje estaban destinadas a canalizar tinta debajo de la piel para crear diseños permanentes. Si bien se encuentran a menudo este tipo de cuerpos tatuados, las herramientas que se utilizaron para realizar esas marcas pueden ser más difíciles de descubrir. Mucha de la información sobre las herramientas de los primeros tatuajes se han ido ensamblando a partir de los hallazgos arqueológicos y las culturas que han conservado sus costumbres ancestrales.

Otras personas están leyendo

Egipcios

Las herramientas de tatuajes de los egipcios antiguos han sido descubiertas por el arqueólogo W.M.F. Petrie. Una de estas herramientas ha sido descrita como "una punta afilada colocada en un mango de madera" y fechada alrededor del año 3.000 AC. Petrie también descubrió pequeños instrumentos de bronce con agujas anchas y planas de alrededor del año 1.450 AC. Estas herramientas de bronce podían proporcionar un patrón repetido de pequeños puntos que servían para crear tatuajes. Se dice que este proceso se asemeja a las prácticas egipcias del siglo XIX en la misma zona, en donde se utilizaba un grupo de agujas atadas para pinchar la piel en el patrón deseado. Los pigmentos oscuros eran los más populares e involucraban el uso de hollín o carbón.

Samoa

Las prácticas de los tatuajes de Samoa han cambiado poco en los últimos 2.000 años. Esta cultura todavía usa un peine de tatuaje llamado "au". El au está hecho de un conjunto de dientes de jabalí afilados que están atados a un caparazón de tortuga. Un mango de madera es utilizado para controlar la herramienta. Las líneas se trazan sobre la piel del receptor del tatuaje para guiar a la persona que solicita el tatuaje. El peine se sumerge en tinta y, a continuación, se dan unos golpecitos con un mazo, haciendo de esta manera la punción de la piel del destinatario y permitiendo que la tinta se quede en la herida. Este proceso era extremadamente doloroso y daba lugar a irritación, inflamación y a una alta posibilidad de infección. Como estos importantes tatuajes culturales cubrían todo el torso podía tomar cerca de un año para que un hombre se recuperara de su terrible experiencia de tatuaje.

Maorí

En Nueva Zelanda los tatuajes fueron utilizados por los maoríes para identificar su linaje personal y sus hazañas en la guerra. Estos diseños adornados eran literalmente tallados en la piel de la misma manera que el maorí tallaba en madera y hacía joyería. Después de crear un corte en la piel mediante el uso de un cincel, los maoríes colocaban pigmentos en la herida. Tales pigmentos se obtenían a partir de materia vegetal local y eran a menudo de color oscuro. Después se utilizó, a la llegada de los exploradores europeos en el siglo 17, la pólvora en la mezcla de los pigmentos, mientras que los cinceles de metal sustituyeron a los de hueso o madera. Al igual que los diseños de los de Samoa, estos tatuajes cubrían una gran parte del cuerpo y eran extremadamente dolorosos, a veces con un máximo de un año para la recuperación del tatuado.

Escandinavo

Las culturas primitivas escandinavas y los Inuit utilizaban un proceso único de tatuajes llamado "coser-dentro" para crear diseños permanentes. Este proceso implicaba diseños que se cosían debajo de la piel con aguja e hilo. A menudo, estas agujas estaban hechas de hueso mientras que el hilo era fabricado de finas tiras de tendones de animales. Antes de tatuar, el hilo se sumergía en tinta de color con hollín o polvo de ladrillo. La aguja y el hilo luego dibujaban debajo la piel, depositando la tinta a medida que se pasaban las puntadas. Esto daba lugar a un diseño tatuado sin cortar demasiado profundamente en la piel. En climas fríos la necesidad de mantenerse fuertes y abrigados les impedía a los individuos cortarse demasiado profundamente la piel como los de Samoa o los maoríes hacían.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles